Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos

Un buen escucha

Es importante aprender a escuchar a las demás personas con atención, apertura y respeto para darles el espacio que les permita expresarse, sin interrumpirlas o invalidar sus argumentos simplemente porque son diferentes del nuestro o porque tratemos de anteponer a sus planteamientos nuestros juicios e ideas.

Escuchar con calma y atención no significa negar nuestros argumentos para darle la razón absoluta a los demás; más bien implica darnos el espacio necesario para aclarar nuestras ideas y elegir la respuesta o el comentario que vamos a hacer, para clarificar la situación o mantener la conversación con la otra persona, además de mostrarle que estamos interesados en conocer su opinión o punto de vista.

Claves para escuchar con atención

  • Siéntete interesado en escuchar a la persona que tienes delante de ti. Recuerda que los gestos revelan nuestra disposición al diálogo. Es importante que mantengas una postura relajada, sin cruzar los brazos y con una expresión amable que transmita confianza.
  • Hazle saber que no estás apurado y que tienes tiempo para escuchar. A veces solo hacen falta unos minutos para que la persona se exprese y recupere la claridad o la tranquilidad que le hacía falta.
  • En lugar de atender solo a las ideas que tienes en tu mente, practica escuchar a la otra persona, sin prejuicios, sin justificarte. Muéstrate interesado en conocer su punto de vista sin interrumpirla o corregirla. Cuando llegue tu momento de hablar, úsalo para decir lo que piensas o sientes, siempre de la mejor manera.
  • Cuando vayas a conversar con una persona querida, recuerda colocarte en su lugar para comprender mejor sus comentarios y así evitar tomarlos de una forma personal. Elige las palabras adecuadas para expresarte y evita usar la agresión velada para lastimarla y luego tener que justificarte más tarde esgrimiendo un malentendido de tu parte.
  • Evita dar consejos. Muchas veces, cuando la otra persona se siente escuchada, va encontrando por sí misma las ideas que le ayudan. Otras veces, el solo hecho de poder expresar sus emociones o sentimientos en un espacio de confianza, le permite recuperar la claridad que le faltaba.
  • Con la expresión corporal, muéstrale a la persona que sigues atentamente la conversación. De vez en cuando asentir con un movimiento de tu cara o repetir alguna frase o comentario le reafirmará tu interés en continuar escuchando.
  • Cuando la persona te lo pida, anímate a compartir tu punto de vista, hazlo de forma respetuosa, recordando que una misma situación puede ser interpretada de manera distinta que estas diferencias, en lugar de separarlos, puede enriquecer la conversación.

Aplica estas claves y mejora tu comunicación con el entorno, aprendiendo a escuchar también te ayudará a conversar de una forma más asertiva.

Comparte esta publicación y desliza hasta la sección inferior parar comentar tus opiniones.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén