Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

¡Ten cuidado con quién compartes tus objetivos!

Parece que cuanto más hablamos de nuestras vidas con otras personas, más posibilidades hay de que las cosas no funcionen. Es por ello que una de las reglas que debemos adoptar con carácter de urgencia es hablar menos de nuestros anhelos con los demás.

Habla menos de tu vida y mira como las cosas empiezan a funcionar. Esto puede ser muy difícil, especialmente en una sociedad que en muchos aspectos está impulsada por el ego y la necesidad de mostrar a los demás que son lo suficientemente buenos o que pueden ir más allá. Sin embargo, es hora de madurar y preocuparse menos por impresionar a los demás y más por la evolución misma.

Puede ser tentador salir a hablar con alguien sobre tus sueños, sobre lo que ya funciona en tu vida, sobre el dinero esperado, el viaje planeado, el amor verdadero y mutuo encontrado, pero por nuestro bien, necesitamos limitar la cantidad de gente que sabe sobre nuestra vida y también la cantidad de información a la que tienen acceso.

Por mucho que nos guste ser optimistas y creer en la bondad del mundo, la verdad es que mucha gente a nuestro alrededor no quiere ver nuestra felicidad.

Existen personas que pretenden interesarse por nosotros y quieren nuestro bien sólo para usar la información que compartimos con ellos en confianza, lo ven como oportunidades para sabotearnos a través de sus energías negativas o incluso planes y tramas.

El mundo no siempre es tan colorido como queremos creer, y otras personas no siempre son tan empáticas y amables como se presentan ante nosotros. Sabiendo todo esto, una de las mejores cosas que podemos hacer por nosotros mismos es dejar de hacer pública información importante sobre nuestras cosas.

Cuanto menos hablemos de nuestras alegrías y logros, menos posibilidades hay de que las cosas salgan mal, porque menos energía pasa por nuestros planes, y se mantienen en su estado natural de positividad, fe y esperanza.

Si hablamos demasiado de lo que es importante y valioso para nosotros, damos armas poderosas a la gente que quiere nuestro fracaso o se interesa en robar nuestros sueños y alegrías. La humildad y la madurez son nuestros mayores aliados para tener éxito y estar libres de energías negativas.

Haga el ejercicio de hablar menos de su vida y te darás cuenta de lo mucho que las cosas empezarán a funcionar a tu favor.

Madura tu visión del mundo y cambia tus prioridades. Cuando ser feliz y realizado es más importante que impresionar a los demás, tu vida seguirá un camino mucho más positivo y ganador.

Comparte este artículo en tus redes sociales y deja un comentario en la sección inferior.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén