Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos

Soluciones rápidas: Ropa limpia

¡Actuar con rapidez! Esa es la clave cuando fruta, café chocolate o cualquier otro alimento pretende recordarnos, con una mancha, lo que hemos comido cando la detectamos sobre los textiles del hogar o en la hora que vestimos.

Tener a mano todo tipo de productos de limpieza o conocer remedios caseros que nos ayuden a luchar contra las manchas, tanto en la ropa como en los textiles de la casa, es lo mejor para combatirlas. Toma nota y ten en cuenta algunas de las soluciones que te proponemos.

Sorpresa

Los chicles siempre han sido un tormento. Minutos de sabor en el paladar y una eternidad en las prendas. La solución está en el congelador. Introduce la ropa en una bolsa y directo al refrigerador, cuando la saques la goma de mascar estará completamente comprimida y resultará más fácil despegarla.

Lo contrario sucede con las manchas de pegamento, que necesitan calor para desprenderse. Rocíalas de polvos de talco, aplica vapor de agua o caliéntala con un secador de pelo; a continuación, aplica disolvente o esencia de clementina. Lava con agua templada y no quedará ni rastro.

Con intensidad

Quién no se ha puesto a limpiar con intensidad los zapatos y ha terminado no solo con las manos manchadas de crema, también con las mangas rosadas por la densa crema. Tampoco hay que olvidar revisar los bordes de los pantalones, cuando nos ponemos el calzado y aún no ha terminado de secarse el limpiador. En esos casos, quedan restos de betún en ellos. Rocía la mancha con talco; frota después un algodón humedecido con alcohol y después cepilla con una solución de agua y jabón. Deja que se seque sin que le dé el sol y vuelve a cepillar, comprobarás que ha desaparecido.

La tinta de bolígrafos seguro que ha hecho mella más de una vez en la ropa de sus hijos. No dudes en empapar un algodón con quita esmaltes de uñas y frotar la prenda con él.

Frío y calor

La leche fría es un remedio eficaz para que el blanco vuelva a emerger a tus prendas. Cuando los cercos amarillentos hacen su aparición, por ejemplo, en una blusa, sumergirla en leche y lavarla después como lo haces siempre. Suele dar resultado.

Las manchas de fruta son siempre muy difíciles de eliminar. Puedes intentarlo rociando la mancha con un poco de zumo de limón y aclarar después con agua caliente. Si aún así persiste, mezcla amoníaco con agua oxigenada, ésta en menor proporción y después aclara con rapidez con agua fría.

Estos consejos harán que mantengas tu ropa por mucho más tiempo, compártelos en tus redes sociales y cuéntanos que te parecieron en la sección de comentarios.    

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén