Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

Según los psicólogos, las personas que lloran mucho tienen este rasgo único de personalidad

¿Eres de los que llora por todo y por nada? Si te sientes vulnerable ante películas, situaciones, discusiones, problemas y presiones diarias, entonces debes leer esto.

Muchas personas drenan su frustración, estrés o preocupaciones a través del enojo, otras tienen mayor tendencia a derramar lágrimas y de la personalidad de estas últimas hablaremos a continuación.

No te avergüences de llorar, siéntete empoderado

Seguramente te da mucha vergüenza mostrarte tan sensible si se te sale una que otra lágrima frente a otros, sin embargo, llorar es una de las cosas más inteligentes que puedes hacer cuando estás agobiado. Seguramente más de una vez te habrán dicho “llorando no resolverás nada”, pero cuán equivocadas estaban estas personas, pues existen varios beneficios que te proporciona el expresar tus emociones con el llanto. Aquí mencionamos algunos de estos beneficios.

Llorar…

Alivia el estrés

Según un estudio de 1983 de la Asociación Americana de Psicología, la gente se siente más aliviada después de llorar por situaciones estresantes. Llorar es una de las maneras más efectivas de filtrar situaciones y pensamientos que nos causan preocupación o dolor. Cuando lloramos, liberamos toda la tensión negativa y eso nos ayuda a seguir adelante.

Te hace mejor amigo

Cuando te muestras vulnerable ante un amigo, también le das carta blanca para que pueda expresarse en el mismo nivel de confianza contigo. Esto ayudará a que ambos puedan construir una relación de confianza y apoyo emocional.

Muestra que no te importa lo que piensen los demás

La sociedad nos ha condicionado a no mostrar debilidad ante otros, pues es motivo de vergüenza. Cuando sientes que tu voz se quebranta ante otros y tus ojos se empiezan a humedecer, lo primero que quieres hacer es salir corriendo de allí. Sin embargo, cuando aceptas tu sensibilidad y no te juzgas por mostrar tus lágrimas, te conviertes en una persona más fuerte. Entonces, llorar delante de otros demuestra que colocas tus sentimientos por encima de las expectativas sociales de los demás.

Demuestra que no tienes miedo de tus sentimientos

Hay muchas razones para llorar: desequilibrio hormonal, enojo, pérdida, bajos niveles de azúcar en la sangre, soledad, frustración, etc. Muchas veces lloramos hasta con un comercial de televisión. El punto es que las personas que se permiten llorar enfrentan con valentía sus sentimientos negativos, los conocen y se dan el espacio para experimentarlos. Muchas personas no enfrentan sus sentimientos negativos, no drenan y terminan sumergidas en adicciones, desarrollan ansiedad, depresión, etc.

¿Cuándo el llanto no es precisamente positivo?

Sin embargo, llorar es bueno, pero no en exceso. Si sientes un impulso de llorar recurrentemente y a veces sin razón aparente, entonces debes buscar ayuda profesional. Cuando el llanto deja de ser un medio para canalizar tus frustraciones, miedos o tristezas y se convierte en una prisión a la que estás confinado constantemente, puede ser un claro signo de depresión y ansiedad. Así que contacta a un terapeuta o psicólogo y comienza a hablar, encuentra la raíz del problema y sal adelante con valentía.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén