Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

“Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño”. Fábula de Esopo sobre el lobo vestido de oveja

A menudo las personas piensas que aquellos que hacen el mal no reciben el castigo que merecen. Pero la realidad es que la vida siempre se encarga de hacer justicia, solo que no es tan rápida como uno la espera. A veces el castigo tarda años en llegar, pero algo es seguro, tal como dañes, así serás dañado.

La fábula de Esopo sobre el lobo vestido de oveja

Érase una vez un lobo muy hambriento, que miraba con deleite a un rebaño de ovejas. Este lobo llevaba días o quizás semana rondándolas, e imaginando mil formas para devorarlas. Hasta que un día se decidió atacar, pero no sin antes tener un astuto plan. Pues sabía que existía un pasto fuertemente armado que no dudaría en matarle si lo ve acechando su rebaño.

El lobo de manera muy astuta, pensó en disfrazarse de oveja, de esta manera no levantaría sospecha alguna, entró en el rebaño y se hizo pasar por una oveja. Su plan consistía en esperar a que le pastor guardara a todo el rebaño en la granja, así tendría toda la noche para comerse a cada una.

Las horas pasaron y la noche llegó. El pastor inocente, metió bajo un mismo techo a todas las ovejas incluido el lobo con su disfraz. Todo habría resultado excelente si no hubiese sido porque esa misma noche, el pastor decidió tomar la oveja a la cual sacrificaría para que fuera su próxima provisión de carne. Y por error, a la oveja que eligió fue al lobo disfrazado.

Moraleja: “Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño”.

No creas que las personas que piensan en hacer el mal saldrán siempre libradas, la realidad es que Dios tarda pero es justo y sabe lo que cada uno de nosotros merece.

Muchas veces nos enorgullecemos cuando mentimos y engañamos asumiendo que siempre nos saldremos con la nuestra. Si todavía estás invicto con tus mentiras, quizás ya viene siendo hora de que te retires de ese mundo y busques ser una mejor versión de ti mismo. Las consecuencias del engaño no son muy buenas y tal como le ocurrió al lobo, este camino podría llevarte a un desenlace bastante extremo.

Recuerda que no solo existe la muerte física, también está la muerte del alma, y sin duda es la que más te debe importar. En este mundo estamos de paso, y definitivamente el tiempo es corto si lo comparamos con la eternidad. Piensa siempre antes de actuar, mira a quien afectas con tus decisiones y aprende a frenar tus impulsos y acciones pues podrías estarte condenando a recibir un gran daño.

Y sobre esas personas que ya conoces que viven del engaño y de hacer daño a otros, no te preocupes por ellos, no permitas que roben tu paz, mantente al margen de ellos, ignóralos y bórralos de tu vista. Ellos eventualmente siempre recibirán lo que merecen.

1 Comentario

  1. Irma Estela Batres Figueroa

    Me gustó la respuesta

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén