Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Familia

Respeta a tus padres y mantente agradecido, fue su amor el que te trajo donde estás hoy

La forma en que tratamos a nuestros padres dice mucho sobre nosotros mismos, sobre cómo asimilamos todas las lecciones que nos han enseñado en la vida y sobre el ejemplo que ofrecemos al mundo.

En la mayoría de las familias, los padres son los principales proveedores de todo lo que sus hijos necesitan para crecer bien, física, emocional y mentalmente.

 Son los que pierden noches de sueño para cuidarnos, dejar de hacer las cosas por sí mismos, para ofrecernos lo mejor y asegurarse de que siempre estemos felices, a pesar de las dificultades.

Son nuestra base principal en la vida, enseñándonos las cosas que debemos buscar, evitar y cómo crecer con honestidad y valor. Sus palabras nos influyen cuando nos hacemos adultos y formamos nuestra propia familia.

No estaríamos donde estamos hoy, si no fuera por su amor y dedicación. Aun así, no siempre sabemos cómo agradecerles como se merecen. En ocasiones, los deshonramos, despreciamos sus esfuerzos y no nos tomamos el tiempo para estar a su lado.

El comportamiento hacia los padres puede demostrar cómo está nuestra inteligencia emocional  

Nunca encontraremos personas que nos amen más, y se sacrifiquen por nosotros, que nuestros padres, y lo hacen todo con amor. Su comportamiento hacia nosotros es una lección de dedicación y amor.

¿De cuántas personas podemos esperar el mismo apoyo, preocupación y amor incondicionales? Probablemente pocos. Nuestros padres son únicos, por eso merecen recibir siempre lo mejor de nosotros.

Las personas que no honran a sus padres no pueden crear una vida verdaderamente feliz y exitosa porque no han aprendido el valor más importante de la vida: la gratitud.

Siempre están en dificultades, no saben qué camino tomar y son incapaces de relacionarse bien con las personas que llegan a sus vidas.

Los que crecieron aprendiendo a respetarlos y agradecerles siempre están evolucionando y conquistando cosas nuevas, porque si hay una verdad en este mundo es que la vida nos trata de la misma manera que tratamos a nuestros padres.

Si no nos ocupamos de los que están más dedicados a nosotros, ¿cómo estaremos preparados para vivir las mejores cosas de la vida?

Respetar a los padres es mucho más que una obligación, es una muestra de gratitud y admiración, es mostrar que vemos y valoramos todo lo que hacen por nosotros y que nos esforzamos para que se sientan orgullosos.

La gratitud y el respeto por los padres son la base de una vida feliz y exitosa. Reconocer que su amor, sus oraciones y sus esfuerzos nos han traído aquí, es una forma de vivir mejor y mantener una buena relación con las personas más importantes de nuestras vidas.

Si tus padres no estuvieron presentes, honra a los que siempre han estado a tu lado, ya sean familiares, amigos o incluso animales, lo importante es aprender a reconocer quién está realmente a tu lado, porque ese sentimiento es la base de una buena vida.

Cuando el respeto y la gratitud son sus pautas, ¡encontrarás un lado muy especial de la vida!

Comparte esta reflexión en tus redes sociales y escribe tus experiencia en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén