Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, Psicología

¿Qué tan empático eres realmente?

Podrías considerarte alguien muy empático. Tienes un “corazón” y te preocupas por los demás cuando experimentan desgracias. Pero la empatía es más compleja que preocuparse por los demás. La investigación ha sugerido que la empatía puede tomar diferentes formas y que hay tres tipos importantes.

¡Veamos qué tipo eres!

Responde las preguntas a continuación con números del 1 al 5, usando esta escala:

 1 = “No me describe bien”

5 = “Me describe muy bien”

  1. A veces, trato de comprender mejor a mis amigos imaginando cómo se ven las cosas desde su perspectiva.
  2. Antes de criticar a alguien, trato de imaginar cómo me sentiría si estuviera en su lugar.
  3. Cuando estoy molesto con alguien, por lo general trato de “ponerme en su lugar” por un tiempo.
  4. En situaciones de emergencia, me siento aprensivo e incómodo.
  5. Cuando veo a alguien que necesita ayuda urgentemente en una emergencia, me desmorono.
  6. A veces me siento impotente cuando estoy en medio de una situación emocional.
  7. Cuando alguien está molesto o enojado, me doy cuenta de que a mí también me molesta o enoja.
  8. A menudo tengo sentimientos tiernos y preocupados por las personas menos afortunadas que yo.
  9. Me describiría a mí mismo como una persona de buen corazón.
  10. A menudo me conmueven bastante las cosas que veo.

Racionalmente empático

También denominada “empatía cognitiva” o “toma de perspectiva”, esta es una forma intelectual de empatía en la que comprendes lo que sienten otras personas y descifras sus sentimientos al verte a ti mismo en su situación. Los puntos 1 a 3 anteriores miden esta forma racional de empatía.

Los puntajes altos sugieren que eres bueno para ver las cosas desde la perspectiva de los demás, pero es una forma de empatía más cognitiva / intelectual: “Veo tu dolor”. Aunque es importante, ver las cosas desde la perspectiva de los demás, no es lo que podría estar buscando un individuo con angustia emocional.

Emocionalmente vulnerable

Este es el tipo de empatía que se caracteriza por la frase “Siento tu dolor”. Esta forma de empatía a veces se denomina “angustia personal” e implica el proceso bien documentado de “contagio emocional”.

Algunas personas son simplemente más propensas a este proceso de contagio emocional, y cuando un amigo o un ser querido experimenta dolor, tristeza o cualquier otra emoción (incluso felicidad), una persona que es emocionalmente vulnerable experimenta indirectamente esa misma emoción.

Los ítems 4 a 7 anteriores miden este tipo de empatía. El problema con la vulnerabilidad emocional es que, aunque puedes compartir el estado emocional del otro, es posible que no puedas ayudar a resolverlo (si es una emoción negativa).

Preocupado empáticamente

Los ítems 8 a 10 evalúan la preocupación empática, que es en lo que pensamos con más frecuencia cuando imaginamos a una persona que es empática, solidaria y nos ayuda a lidiar con emociones difíciles.

Este tipo “ideal” de empatía involucra tanto la cabeza como el corazón: vemos la angustia de otra persona, nos preocupa y queremos ayudar.

Hace años, un estudio con enfermeras de hospicio que atienden a pacientes terminales comprobó que poseer el tercer tipo de empatía, preocupación empática, estaba relacionado positivamente con el desempeño de las enfermeras, pero el segundo tipo, ser emocionalmente vulnerable, estaba relacionado negativamente.

Las enfermeras de cuidados paliativos que sintieran el dolor de sus pacientes (y también la angustia de los miembros de la familia), les haría menos capaces de hacer su trabajo de brindar consuelo al paciente y a la familia porque también tenían sus propias emociones con las que lidiar.

Todos tenemos algún nivel de cada uno de los tipos de empatía. La clave es comprender las formas en que somos empáticos con los demás y darse cuenta de las fortalezas y limitaciones de cada tipo de empatía.

¿Con cuál tipo de empatía te identificas? Responde en la sección de comentarios y comparte este artículo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén