Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

salud

Propiedades de la avena y la leche la piel del rostro

avena y leche

En la actualidad podemos encontrar una gran variedad de productos para el cuidado de nuestra piel, pero como muchas veces suelen ser bastante caros en este artículo te vamos a ofrecer mascarillas faciales naturales, una alternativa mucho mas económica y saludable:

Las mascarillas faciales naturales son un tratamiento efectivo para tratar y prevenir algunos problemas que pueden surgir en el rostro como el acné. Uno de los ingredientes mas usados para preparar estas mascarillas son la avena y la leche, dos productos naturales que destacan por sus propiedades nutritivas y limpiadoras.

Propiedades de la avena para la piel:

La avena es muy utilizada en mascarillas faciales gracias a su gran variedad de nutrientes como lo son la fibra, proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos saludables.

Exfoliante:

Limpia profundamente el rostro eliminando las células muertas y otros residuos de suciedad acumulados en la piel.

Humectante:

Gracias a su contenido de minerales y vitaminas ayuda a que nuestra piel absorba y mantenga la humedad durante mas tiempo evitando la resequedad.

Astringente:

Debido al alto contenido de fibra soluble, consigue absorber la grasa y el sebo acumulado en los poros de la piel previniendo la aparición de acné, gracias a su poder astringente es un remedio ideal para regular el pH de las pieles grasientas.

Antiinflamatoria:

Es excelente para pieles secas ya que cuenta con un poder calmante para aliviar los síntomas de la sequedad y enrojecimiento.

Propiedades de la leche para la piel:

La leche cuenta con diferentes nutrientes saludables como vitaminas, minerales, ácidos grasos y ácido láctico. Gracias a estos nutrientes la leche aportara a tu mascarillas las siguientes propiedades:

Hidrata:

Gracias al ácido láctico y la vitamina A hidrata profundamente la piel y ayuda a mantener la humedad absorbida por mucho más tiempo.

Astringente:

Es recomendable para pieles grasas, gracias a su poder astringente ayuda a limpiar y eliminar el sebo acumulado en la piel. La leche también ayuda a cerrar los poros para prevenir acumulación de grasas y aparición de problemas como el acné.

Antiinflamatoria:

Gracias a su contenido en ácidos grasos y lácticos tiene un efecto calmante en los síntomas que surgen en pieles atípicas como irritación o picores.

Antioxidante:

Estimula la producción de colágeno y previene los signos de envejecimiento de la piel gracias a su riqueza en ácido láctico y vitamina E.

Blanqueadora:

Aclara las manchas oscuras del rostro especialmente las ojeras, gracias a su aporte de ácido láctico.

1.Mascarilla de avena y leche

  • 20 gramos de avena molida
  • 125 ml de leche entera

En un recipiente mezcla la avena y la leche hasta crear una pasta espesa, lava previamente tu cara y aplícate la mascarilla teniendo cuidado con la zona de los ojos, deja actuar por 15 minutos y retira con abundante agua. Repite 2 veces por semana.

2. Mascarilla de avena, leche y miel

La miel ayuda a potenciar los efectos de la avena y la leche ya que cuenta con grandes propiedades hidratantes, astringentes y antioxidantes.

  • 1 cucharada de miel
  • 6 cucharadas de leche entera fría
  • 2 cucharadas de harina de avena.

Mezcla en un recipiente la miel, leche y la avena hasta obtener una pasta espesa. Con el rostro previamente lavado, extiende la mascarilla realizando pequeños círculos suaves, deja actuar por 15 minutos y retira con agua fría.  Repite entre 1 y 2 veces por semana.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén