Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones, salud

Por qué no deberíamos caer en la compra nerviosa y acaparar víveres

Las compras por pánico generan terribles consecuencias: desabastecimiento y riesgo latente de la salud alimentaria de los ciudadanos, que precisamente necesitan estar bien alimentados para afrontar la amenaza del coronavirus. El comprar para acaparar es una actitud que revela falta de consciencia, lo cual es más peligroso que cualquier pandemia.

Sin embargo, los psicólogos se han propuesto encontrar razón en este comportamiento tan humano de intentar comprar productos de forma excesiva. Los especialistas señalan que la compra irracional de 30 latas de atún o 50 rollos de papel higiénico para un período de cuarentena se basa en la ansiedad. Steven Taylor, profesor y psicólogo clínico de la Universidad de Columbia Británica y autor de The Psychology of Pandemics (“La psicología de las pandemias”) señala que hay una línea muy fina entre comprar por precaución y comprar por pánico y que ante las pandemias, esta línea se cruza con facilidad.

Este mismo autor señala en su libro que el comportamiento de compra irracional desencadena una serie de eventos desafortunados para la economía y la salud pública de un país. Veamos las consecuencias.

Por qué no deberíamos caer en la compra nerviosa y acaparar víveres

“Es racional prepararse para algo malo que parece probable que ocurra [como un huracán o una inundación]”, dice David Savage, profesor asociado de Comportamiento y Microeconomía en la Universidad de Newcastle en Australia. Pero “no es racional comprar 500 latas de frijoles para lo que probablemente sería un período de aislamiento de dos semanas”. Este tipo de comportamiento genera escasez.

Acto seguido, el almacenamiento irracional de víveres hace que aparezca la especulación de precios. “Si el precio de un rollo de papel higiénico se triplica, se le empieza a ver como un producto escaso, lo que puede generar ansiedad”, dice Taylor.

El hecho de que el virus comenzara en China ha generado un alto grado de incertidumbre sobre si esto afectará la producción de la cadena de suministros y por eso muchas personas compran como si no hubiera un mañana.

Paralelamente, mientras las personas buscan suministros en exceso se están exponiendo más al virus, cuando deberían intentar estar resguardados en casa. Y ante una pandemia, las acciones cívicas colectivas son fundamentales para poner reparo, pero quien piensa en solo abastecerse a sí mismo en exceso expone la seguridad y salud de otros, lo cual agudiza la situación y de forma indirecta también aumenta el riesgo de contagio para la persona que acapara.

“La gente siente la necesidad de hacer algo que sea proporcional a lo que perciben que es el nivel de la crisis”, dice Taylor.

Hasta el momento, los especialistas han recomendado medidas preventivas como lavarse las manos o usar anti bacterial, pero las personas encuentran más tranquilizador hacer compras que se comparan a su nivel de pánico.

“Si luego nos damos cuenta de que necesitábamos el papel higiénico y no lo compramos cuando tuvimos la oportunidad, realmente nos sentiremos mal”, dice Savage.

Los expertos concluyen que actuamos de esta manera por mentalidad de rebaño y que no es un comportamiento nuevo, más bien es un comportamiento característico de las pandemias, que ayuda a que las mismas se extiendan y hagan más daño de lo que deberían.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén