Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Salud Mental

¿Por qué necesitamos a nuestros ositos de peluche incluyendo a Winnie-the-Pooh?

No importa la edad que tengas, si alguna vez en tu vida tuviste un oso de peluche ahora es cuando más lo necesitas para enfrentar la realidad en la que estamos viviendo. Y sino has tenido uno, puede que ya sea hora de que busques conseguirlo.

Pero ¿a qué se debe esto? Más allá de ser un juguete, los osos de peluche te pueden dar ese empujón que necesitas en tiempos de crisis, pues en su diseño original existe una intención primordial que no es otra que confortar e invitar a la imaginación.

Un oso de peluche en tiempos de pandemia

El 2020 terminó, pero las secuelas de su lamentable impacto aún no se han comenzado a sentir en realidad y muchos están temiendo lo peor.

Desempleo, escasez y crisis económica, son tan solo algunas de las cosas que los seres humanos esperan este 2021.

Sin embargo, la amenaza de una nueva cepa del virus se está convirtiendo cada vez más en algo real, y hay quienes piensan que podemos entrar en otra fase de cuarentena. La vacuna sigue sin ser algo determinante en lo que la gente pueda confiar, y eso sin duda retrasa más la salida de la crisis.

Pero si algo aprendimos del 2020 fue  a unirnos y ayudarnos a superar juntos esta calamidad. En Finlandia por ejemplo, como respuesta al bloqueo pandémico, las personas desarrollaron un ritual nocturno que generaba esperanza y paz.

La iniciativa se llamó “Teddy Challenge” y consistía en que las personas colocaran osos de peluches en sus ventanas para competir por cuántos osos de peluches podían ver.

Por lo general, lo que se apreciaba era a personas divirtiéndose desde casa llevando la cuenta del número de peluches que veían y fotografiando sus peluches favoritos o los más raros.

Esta iniciativa se extendió en varios países del mundo, así como la iniciativa nocturna de aplaudir desde sus casas en apoyo a todo el personal médico que arriesgaba sus vidas las 24 horas del día para cuidar a los enfermos de Covid-19

Aunque no lo creas, más allá de ser un juego de solo entretenimiento, se trataba de una estrategia inteligente de supervivencia. Así lo explicó Katriina Heljakka, investigadora de juguetes en la Universidad de Turku de Finlandia.

Heljakka dijo que los juguetes blandos o de peluche son reconocidos en muchas partes del mundo por estar diseñados para confortar e invitar a los juegos imaginativos. Un oso de peluche conduce a una persona a pensar en la crianza y el cuidado, por lo que genera fortalezas.

Tu oso de peluche desde que lo adquieres se convierte en tu avatar y en el guardián de tus más íntimos secretos, es tu confidente, un juguete que te ayuda luchar contra la apatía y la pasividad.

En ese sentido, se pudo ver cómo las personas que participaron en este juego, terminaron su cuarentena con una mejor actitud que otros. Así que no menosprecies a ese oso de peluche que tienes en casa.

Todo este mal tiempo aún no se acaba pero puede hacerse más ligero con el enfoque correcto y hablando de osos de peluches hay alguien de quien puedes aprender algo y es tu siempre mejor amigo Winnie-the-Pooh.

En un episodio puedes ver a Pooh preguntarle a su amigo Piglet “¿Qué día es hoy? A lo que Piglet respondió, “Es hoy”. Antes esa respuesta Pooh dijo: “Mi día favorito”.

En otra ocasión fue Piglet quien dijo algo muy sabio: “Las cosas que me hacen diferente son las cosas que me hacen a mí”.

Ambas situaciones reflexivas son enseñanzas sobre atención plena y autocuidado, y vino de un par de dibujos animados.

La verdadera sabiduría mucha veces la encuentras en las cosas más simples y pequeñas a tu alrededor, piensa en ello en este tiempo cuando sujetes a tu pequeño oso de peluche.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén