Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Familia

¿Por qué mi perro me da pequeños mordiscos?

mordisquitos

Los perros nos lamen, saltan encima, nos llenan de baba, pelos y algunos parecen disfrutar darnos pequeños mordiscos. Si te estás preguntando por que tu perro te da mordisquitos a continuación te lo explicamos.

La razón por la que los perros muerden

En los perros la boca juega un papel fundamental ya que ellos carecen de manos para explorar el entorno, con ella rompen juguetes, zapatillas, su cama y cualquier objeto al que tengan acceso. Esta es la manera de reconocer su entorno y desestresarse, dentro de ese afán explorador también estamos nosotros.

Cuando vemos a dos perros jugar es fácil notar como utilizan su boca para morderse como parte de juego, si alguno se excede en el mordisco enseguida se quejará el otro, de esta manera aprenden a controlar la fuerza de sus mandíbulas.

Es fácil notar que estos mordiscos se usan para animar al otro a seguir jugando, así es posible que un perro se lance a coger con la boca a otro, mientras adopta una postura corporal de invitación al juego, apoyando el pecho y patas delanteras en el suelo y eleva la parte de atrás mientas abre la boca, ladra y mueve la cola. Esta actitud la pueden adoptar al jugar también con nosotros. En este tipo de mordisco no hay un ápice de agresividad y la actitud del perro nos lo confirma.

Mordiscos con la boca cerrada

El perro da mordisquitos con los incisivos superiores e inferiores, suelen ser pequeños y se repiten con rapidez como un temblor, estos suelen darse ellos en su propio cuerpo cundo se quieren rascar o atrapar un insecto. Estos mordiscos son en un contexto afectuoso para nosotros.

Mi perro me muerde jugando

Este comportamiento es normal siempre y cuando no enseñe los dientes levantando los labios, arrugue el hocico, gruña o lance un bocado, si esto llega a suceder lo ideal es acudir a un profesional en conducta canina.

Mientras tanto si esto te sucede no le grites ni lo castigues, el perro no lo hace con intención de dañar al contrario muestra una predisposición de juego hacia nosotros, para detenerla puedes parar el juego y así le transmitirás que con esa intención se termina la diversión.

¿Cuándo es preocupante el mordisco?

Aunque el mordisco no implique un problema de agresividad, si el perro recurre en exceso al uso de su boca sobre todo si no controla la fuerza del mordisco y nos hace daño es momento de recurrir a un profesional de conducta canina, estos trastornos se pueden solucionar al igual que la agresividad.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén