Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia, Reflexiones

¿Por qué duele tanto perder una mascota?

Rara vez encontraremos alguna especie que lamente la pérdida de otra, los humanos sin embargo desarrollamos un apego tan profundo hacia los animales, fácilmente comparable al que desarrollamos con cualquier otro ser humano.

Es por eso que cuando una mascota muere entramos en un proceso de duelo tan doloroso como el de la pérdida de cualquier otro miembro de la familia. Tenemos tantos recuerdos de vida compartidos con las mascotas que el dolor ante la pérdida es un proceso natural y válido.

Puede que una persona sin conocimiento te diga que “no es para tanto”, que “solo era un perro o un gato”, pero para ti, tu mascota era otro miembro de la familia.

Sería preocupante más bien si no guardaras el luto ni te sintieras triste ante la pérdida, puesto que esto revelaría que tienes dificultades para conectarte emocionalmente con otros.

Los humanos conectamos con los animales porque con sus travesuras, jugueteos y acciones en general activan el centro emocional de nuestros cerebros. Durante nuestra interacción con ellos se segregan químicos importantes para la interacción social de los seres humanos.

Recordemos que los humanos somos seres sociales, así que al causar estos efectos en nosotros, los animales nos hacen mejores personas. Nos sentimos más felices, apreciados y con propósito cuando tenemos en nuestras vidas una mascota con la cual desarrollamos un vínculo especial.

Pero la muerte es la única que nos trata a todos por igual. Todas las especies de este planeta tienen un destino asegurado, todas morirán en algún momento. Los humanos nos entretenemos tanto en nuestras vidas que olvidamos que vamos a morir.

No obstante, la muerte de un ser amado, incluyendo una mascota, es un recordatorio de que no somos eternos. Eso por naturaleza genera una enorme tristeza dentro de nosotros. Pero el dolor más grande viene del vacío que genera la pérdida.

Ya no podrás ver a tu mascota jugar y corretear por la cosa. Ya no le verás comer ni podrás proporcionarle los cuidados a los que estabas acostumbrado. Sencillamente ya no podrás seguir compartiendo tu vida con esta humilde criatura.

Creemos hasta este punto haber respondido a la premisa de este post “¿Por qué duele tanto perder una mascota?”. Pero si hace falta agregar algo más, las mascotas tienen una misión en nuestras vidas, así que considera que por muy dolorosa que haya sido la pérdida, esa mascota amada cumplió su misión en tu vida.

Tu mascota te ha hecho mucho bien, te ha hecho una mejor persona en varios sentidos y lo más importante es que te ha enseñado a recibir y expresar amor.

Sin amor no somos nada y la vida no tiene sentido. La muerte de una mascota es también una lección para tu vida: ama durante la vida, en la muerte y después de la muerte. Que el amor siempre sea en ti más fuerte que la tristeza, la melancolía y el apego.

2 Comentarios

  1. maria hernandez landa

    Es mucho mas que un dolor a la perdida, es un dolor de vinculo de ser uno mismo con tu mascota, el cumplir una misión de todo ser vivo en otro ser vivo, es tan cruel usar ese amor de un cuatro patitas para mejorar la calidad humana , cuando en su existencia hizo tanto por ti, y tu no puedes hacer nada cuando su vida se escapa de tus manos

  2. Pilar Regina López Suárez

    Muy triste,he llorado y sé que va a pasar. Gracias por estas palabras.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén