Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Nunca tomes una decisión cuando estés enfadado, triste, celoso o enamorado

Una decisión es el resultado final de un proceso cognitivo especifico, es decir, es el resultado de un conjunto de pensamientos que fueron procesados por nuestra mente permitiéndonos así, accionar de una determinada manera. Se puede decir que tomar decisiones no es un asunto simple y fácil de hacer, aunque claramente todos tomamos decisiones en todo momento, sobre todo sin darnos cuenta. Sin embargo, son las decisiones más determinantes para nosotros las que se vuelven extremadamente complejas, siendo capaces de causarnos serias consecuencias. Es por eso que nunca debemos tomar decisiones cuando nuestras emociones están a flor de piel. 

A todos en algún momento nos cuesta tomar decisiones, y esto ocurre porque odiamos lidiar con las consecuencias. Por eso, muchas veces pensamos una y otra vez antes de decidir algo. A veces, terminamos por dejar que sea la vida o los acontecimientos los que decidan por nosotros. Este camino sin duda no es para los valientes, sino para los que sentimos miedo constantemente.

Pero las cosas cambian cuando estamos sumergidos en nuestras emociones. Por alguna razón si estamos enojados o extremadamente felices nuestra razón o sentido de lógica se pierde. Nunca será bueno tomar una decisión cuando estés enfadado, triste, celoso o enamorado. Pero ¿específicamente por qué?

Si estas enfadado

Cuando te enfadas o sientes algo malo por alguien, tu mente se nubla por completo y lo que es peor, exageras la situación. Esto te lleva a mirar una falsa realidad de las cosas. ¿Cómo podrías tomar una decisión bajo estas condiciones? Lo más seguro es que tu decisión estará equivocada porque lo harás solo bajo la influencia de tu enojo.

Si estas triste

La tristeza por otra parte jamás será tu mejor amiga o fiel consejera. En nada ayuda, pues lo único que conseguirás será pensar opciones que te depriman más pues aunque suene algo perturbador, cuando estamos tristes deseamos estar más tristes y sentirnos más miserables. Cualquier decisión que tomes aquí ten por seguro que irá enfocada a cultivar tu miseria y no a resolver el problema.

Si estas celoso

Los celos son desconfianzas, dudas, especulaciones. En definitiva, es un conjunto de sensaciones y sentimientos negativos. Los celos pueden estar mal o bien fundamentados, pero nos sentimos celosos nos volvemos creativos e imaginativos y tal como pasa con el enojo, distorsionamos la realidad. Ante este hecho, es imposible tomar una buena decisión.

Si estás enamorado

Y finalmente si estás enamorado procura no tomar ninguna decisión sin antes preguntarle a la razón. Y es que el amor puede volvernos muy idiotas. Y si conoces algo de cómo está formado el cuerpo humano, nosotros pensamos con el cerebro y no con las emociones (en este caso, corazón). Nunca te dejes llevar solo por lo que sientes por alguien, por más mágico y bonito que sea tu relación, cada decisión debes tomarla con mente fría, pues a la hora de que aparezcan las consecuencias, para bien o para mal, tendrás que hacerte responsable de ellas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén