Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

No tienes que ser perfecto para inspirar a los demás. Deja que los demás se inspiren por cómo lidias con tus imperfecciones

¿Alguna vez has querido convertirte en todo un ejemplo para los demás? O quizás ¿habrás soñado con ser una persona inspiradora que transforme vidas por doquier? Puede que sí, sin embargo, es posible que hayas perdido esa pasión por esa meta por verte al espejo y darte cuenta que no eres un ser perfecto que merezca admiración, sino que eres como cualquier otro ser humano con fallas que más bien está para que le ayuden a resolver sus complicaciones. Pues bien, es hora de trabajar porque en realidad si puedes inspirar a otros pero no volviéndote perfecto sino lidiando con tus imperfecciones.

Deja que los demás se inspiren por cómo lidias con tus imperfecciones

Por alguna razón el ser humano siempre busca la perfección en todo lo que hace. Y esto suele ser la causa de muchas decepciones, pues dado que la mayoría de las cosas no suelen pasar como esperamos, terminamos abandonando proyectos o metas y sintiéndonos derrotados.

Es tiempo de comprender que nada de lo que hagamos será perfecto y que esto en realidad es una bendición pues en la imperfección es donde podemos encontrar las oportunidades para crecer, aprender y ser mejores. Solo piensa en algo en donde hayas ganado, quizás obtuviste la nota más alta en un examen, o un trofeo por algún deporte, lo que sea. Intenta revivir ese instante en tu cabeza y dinos ¿Qué aprendiste? ¿En qué te hizo mejor persona? ¿Cómo te ayudó ese logro con tus problemas? De ninguna manera.

Una victoria puede quizás hacerte revivir esos momentos en donde te preparaste y te esforzaste, pero fuera de eso, solo te producirá alegría, satisfacción, entre otras tantas emociones de júbilo que francamente, no transformarán mucho tu vida.

Pero ahora, pensemos en algo en donde hayas fracasado, quizás también recuerdes un examen que no aprobaste, o cualquier otras situación, ahora dinos ¿Qué sentiste o en qué pensaste en ese momento? Seguramente pensaste que eras un fracasado y sentiste mucha tristeza. Sin embargo, algo más que podría pasar allí si te lo permites, es entender qué cosa fue la que hiciste mal que te llevó a la derrota. Si te fijas bien, verás que encuentras razones, causas, motivos, y eso te dará el conocimiento para evitar caer de la misma manera una segunda vez.

La derrota te invita a crecer, a evolucionar, a aprender, y todo esto sería imposible si todos fuéramos perfectos. De hecho, ser perfectos le quita el sentido a la vida, y sin duda es muy posible que ni siquiera estaríamos en este mundo. Entonces ¿Por qué pensar en lo perfecto?

Tu vida, mientras más desavenencias haya tenido, más oportunidades tendrá para ofrecerle al mundo motivación, consejo e inspiración, pero todo dependerá en gran medida en la manera como tomes esas desavenencias. Tú puedes convertirte en un gran motivador mostrándote como alguien que pasó por cientos de cosas y logró superarlas. No te rindas nunca y verás como los demás se acercarán a ti para querer ser un poco más como eres tú.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén