Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones

No tiene sentido querer apresurar las cosas… todo llega en el momento adecuado…

El libro de Eclesiastés dice: “Todo lo que se hace debajo del sol tiene su tiempo”. Efectivamente, cada cosa, emoción o temporada de nuestra vida, tiene un tiempo marcado por un diseño muchas veces superior a nuestro entendimiento. Por tanto, de nada sirve afanarse, hacer las cosas con prisa y estresarse, pues todo llega cuando tiene que llegar.

Cuándo es el momento adecuado

Partiendo de la base de que todo tiene su tiempo, entonces seguramente tu gran pregunta es cuándo es el momento adecuado para esforzarse y ver los frutos de cada esfuerzo. La respuesta más simple es: mira las señales. Nada sucede por casualidad. Cuando la fruta está madura, adquiere un color y desprende un olor característico, asimismo, al tacto suele ser mucho más suave. Por tanto, varios de nuestros sentidos perciben que es el tiempo de madurez de esa fruta.

Así como sucede con la fruta, cuando algo ha llegado para nosotros las señales serán evidentes, no obedecen a interpretaciones personales, son hechos, así que puedes ir y tomar esa oportunidad. Huele bien, se ve bien y cuando lo has experimentado se siente bien. Entonces es el momento perfecto. Hay señales que te dicen “acciona”, “es tu momento”, solo tienes que ser muy observador.

El novelista brasileño Paulo Coelho dice que a menudo somos poco observadores e ignoramos las señales que la vida nos da para avanzar, pausar o retroceder. Según Coelho, el Universo siempre conspira a tu favor cuando tienes un  objetivo claro y disponibilidad para crecer.

Tal vez una señal importante para tu vida es estar leyendo estas líneas en las que te motivamos a perseguir tus propósitos en el momento adecuado.

Si por el contrario, te sientes todo el tiempo estresado y ansioso, tal vez debas hacer una pausa en eso que llevas tanto tiempo persiguiendo. Las verdaderas victorias no vienen acompañadas de cansancio, hay que esforzarse, claro está, pero no deberías agotarte al punto de que cuando conquistes lo que tanto has soñado no tengas energía para disfrutarlo.

Permite que las cosas sigan su curso natural

Lo que te dará crecimiento, naturalmente lo hará sin que tengas que presionar. No apresures las cosas, deja que maduren, no hay alegría en disfrutar de lo que está incompleto, inmaduro e inestable. Espera un poco más si es necesario y tu paciencia será gratamente recompensada.

La paciencia es la virtud de los dioses, no importa si creces lento siempre que seas constante, lograrás lo que te has propuesto. No abandones ante la desesperación, recuerda que fue la tortuga la que venció a la liebre. Poco a poco alcanzarás todo aquello por lo que sigues trabajando todos los días.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén