Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Salud Mental

No te obsesiones por el futuro: Ocúpate de él, pero no dejes que te arrastre

La obsesión por el futuro es una máscara de hierro que nos permite mirar en una sola dirección a una cosa o, para usar otra metáfora, un maremoto gigante que se estrella contra nuestras mentes y borra todas las demás preocupaciones. La obsesión equivale a una adicción.

Como todas las adicciones, con el tiempo la obsesión nos desequilibra. A menudo comenzamos a descuidar partes de nuestra vida que no deberíamos. Si se permite que se vuelva demasiado consumidora, la obsesión nos hace devaluar importantes dimensiones de nuestra vida y tolerar su atrofia e incluso su colapso.

¿Cómo controlar la obsesión por el futuro?

Podemos hacer que nuestro enfoque en el futuro funcione positivamente, la clave está en ocuparnos para que no nos controle la ansiedad, de esta forma extraemos el beneficio de la obsesión sin sucumbir a sus perjuicios. Para hacer esto, las siguientes estrategias pueden ser útiles:

Distráete a intervalos variables:

Busca algo atractivo y placentero que te distraiga, que te brinde un descanso de pensar en el futuro. Esto te ayudará a recordar a nivel emocional que otras cosas en la vida siguen siendo importantes. Haz algo que te saque de tu propia cabeza.

Concéntrate en tu misión más grande:  

Encontrar y abrazar una misión en la vida te defenderá contra la sensación de incertidumbre. Si eres capaz de preocuparte por una misión que de alguna manera trae alegría o elimina el sufrimiento de otros, te encontrarás más firmemente anclado, erguido y equilibrado cuando una ola de pensamientos obsesivos amenace con llevarte.

Adopta una práctica que te guste:

 Canta, medita, emprende el kárate, o baila. Haz algo físico para involucrar a una parte diferente de tu mente que esté interesada en otras cosas además de tu obsesión.

Escucha lo que te dicen los demás:

Si tus familiares y amigos cercanos expresan preocupación por tu obsesión, probablemente tengan razón. Mantente abierto a estos mensajes.

No estoy argumentando aquí que debamos buscar extinguir nuestros anhelos en el futuro; Estoy argumentando que debemos ocuparnos para acceder a ellos, sin angustias, solo disfrutando el proceso.

Nuestra capacidad para doblegar nuestras emociones a nuestra voluntad es pobre, pero no nuestra capacidad para manejarlas. Podemos hacer que nuestras obsesiones funcionen para nosotros en lugar de hacerlo.

Comparte tu opinión con nosotros y publica este artículo en tus redes sociales, seguramente será muy útil en estos tiempos de incertidumbre.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén