Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Psicología, Reflexiones

¡No quiero alguien que me dé cosas caras, quiero alguien que me dé valor!

Si eres de esas mujeres que piensan que porque tienen a un hombre que les compra todo lo que desean tienen el mejor partido, cuidado, pues podrías estar frente a una persona que considera a las personas objetos comprables. El verdadero amor y valor están en lo espiritual y no en lo material, y ya es hora de que tu pareja lo sepa.

Hoy día muchas mujeres cuentan con hombres al lado a los que no les importa pagar por todas las excentricidades que ellas quieren. Sin duda, esto no parece ser algo malo, pues ¿a quién no le gusta recibir grandes obsequios? De tener la oportunidad, no evitaríamos que otras personas nos compren cosas costosas. Sin embargo, siempre hay una letra pequeña que no leemos cuando aceptamos cosas de otras personas.

Lo que hay que entender es que nadie da nada gratis. Las personas a menudo van a esperar algo. El problema es saber qué pudiera ser lo que esperan. Muchos de hecho, costean todo lo que sus parejas quieren porque las ven como objetos. No las reconocen como personas con sentimientos, sino como un maniquí con movimiento a la que hay que comprarle accesorios para que se sienta y se vea bien.

Con esto, las mujeres están dejando a un lado su individualidad y su capacidad para conseguir lo que más desean por sí mismas. Y al mismo tiempo, le están dando un poder peligroso a los hombres que pueden pensar que las mujeres les pertenecen.

Todos se están olvidado de lo que es verdaderamente importante como por ejemplo, el amor y el respeto. Estas son dos piezas invaluables que no podemos permitir que nuestras parejas olviden. Las mujeres, queremos lealtad, sinceridad, apoyo, confianza y amor. Cosas que no se compran con dinero sino con respeto y atenciones que vengan del corazón.

Por esto, te invitamos a que evalúes tu relación y te veas en la posición real en la que ahora te encuentras. Si sientes que te tratan como un objeto, o que cada vez que hay un problema en lugar de hablarlo solo terminas con la tarjeta de crédito de tu pareja, es hora de que te sientes a conversar con él o que dejes todo hasta allí. Pues si no te valora como persona, jamás podrán ser felices juntos.

Y esto va también para aquello padres que piensan que sus hijos son más felices si tan solo se le da lo que ellos quieren. El amor no es algo que se pueda comprar. Los hijos necesitan ser tratados con respeto y con valor y no ser comprados. Es momento de evaluarnos y dejar de pretender que todo en esta vida tiene una etiqueta de compra. Valorémonos como seres humanos y démonos el amor real que a todos nos corresponde.

1 Comentario

  1. Liz

    Fantástica página!!

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén