Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones

No presumas lo que no eres, más vale ser una persona transparente que estar lleno de mentiras

La sociedad está en constante competencia, llegar a ser los mejores se ha convertido en una premisa para algunos de los que habitamos en este planeta. Sin darnos cuenta caemos en el perverso juego de inventarnos una vida, nada más para demostrarle a los demás lo afortunados que somos.

Existen personas que comienzan a actuar promoviendo ciertas ideas o valores, colocándose a ellos mismos como un modelo a seguir, puedes verlos constantemente en las redes sociales y medios de comunicación. Este tipo de personas en el fondo tienen una intención clara, además de tratar de convencer a otros, quieren persuadirse a sí mismos de que su intachable comportamiento es verdad. Viven todo el tiempo haciendo un esfuerzo por probar lo que pregonan con cualquier tipo de acciones y argumentos.

Presumir constantemente, habla de lo que realmente careces.

Vivir presumiendo de tu logros, valores y pertenencias, solo define tu falta de seguridad. Si todo lo que hacemos es para la aprobación de los demás, nunca entenderemos lo que significa encontrar la verdadera realización. La gente no puede y no debe decidir qué es lo mejor para nosotros. Debemos poder encontrar nuestro propio equilibrio, darnos cuenta de lo que nos importa y por qué, para que podamos navegar mejor en nuestro futuro.

Es necesario actuar con personalidad, ser humildes, genuinos y auténticos. Promover permanentemente una imagen maravillosa instiga una pendiente resbaladiza y aterradora de odio hacia uno mismo. Vivir buscando la perfección, inhibe la verdadera realidad y no te permite observar cuales son tus potencialidades y lo que realmente debes trabajar para tu propia evolución.

Cuando tenemos miedo al fracaso, el rechazo o cualquier sentimiento negativo, dejamos de probar cosas nuevas y vivimos eternamente encasillados en demostrar lo perfecto que somos. No tengas miedo de lo que no sabes o en lo que no eres bueno. Si no empiezas, ¿cómo mejoras?

Ser trasparentes atraerá a nuestras vidas personas que se conecten con nuestro propósito, y con las que sintamos la confianza de equivocarnos. No hay necesidad de competencia, en estos momentos lo importante es construir una mejor sociedad, sin complejos de superioridad.

Tampoco necesitas la opinión de los demás, las personas que triunfan en la vida generalmente tienen una cosa en común, la asombrosa habilidad de desconectarse del ruido de las opiniones externas; centrándose en cambio en conducir el volante de sus propias vidas. Escuchar a otras personas que te dicen cómo vivir tu vida puede ser reconfortante en ese momento, pero puedes estar seguro de que es un camino que no lleva a ninguna parte. No saben lo que realmente se siente ser tú. No conocen tus emociones, lo que te motiva, tus esperanzas o tus miedos. Entonces, ¿por qué poner cualquier tipo de decisión de vida en manos de alguien más que tú?

No te dejes llevar por la sociedad vacía y competitiva, saca a flote tu verdadero potencial y muéstraselo al mundo, tal y como es.

Comenta tu opinión en la sección inferior y comparte este artículo a través de tus redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén