Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, Reflexiones

No juzgues a alguien que no conoces, céntrate en conocerlo mejor

“No juzguéis o seréis juzgados”, así dice un verso bíblico que nos enseña la importancia de solo fijarnos en nuestros asuntos sin estar mirando y condenando a los demás. Sin embargo, no muchos prestan atención y viven sus días señalando a otros como si fuesen personas sin ningún tipo de pecado. Descuida, a todos nos ha pasado alguna vez, que miramos mal a otro por alguna acción que pudo o no haber hecho. Desde luego está mal, y se trata de algo que debemos corregir, pero lo bueno es que no eres la única persona, así que es hora de aprender esta lección, juntos.

Para ti una pequeña historia personal. En ella me encuentro llegando a un lugar completamente nuevo en donde se juntaban muchas personas a compartir enseñanzas bíblicas. Se trata de una iglesia bastante grande llena de gente que a simple vista se veían agradables. Cada día la pasaba mejor en ese lugar. Había hecho amigos, con quienes hablaba de todo y nos reíamos a más no poder.

Una tarde, ya luego de varios meses asistiendo a ese lugar, uno de los amigos que había hecho me llama a solas para hablarme de algo. Cuando me acerco me revela que desde que me conoció sintió desagrado por mí. Me dijo que le había caído mal y ahora me llamaba a solas para pedirme perdón y confesarme que me había juzgado mal, y que en su lugar le resultaba agradable y una buena persona. Mi reacción fue de sorpresa ya que no había visto venir tal cosa, pero me agrado que hiciera todo así.

Luego me puse a pensar. Tantos meses compartiendo conmigo en la iglesia, tantos momentos y tantas risas y la realidad era que estaba sintiéndose miserable por mi presencia. Sin duda no tuvo que ser un buen tiempo para él por tener que lidiar con tantas suposiciones sobre mí. De hecho, días más tarde le pregunte ¿en qué cosas pensaba acerca de mí? Y su respuesta fue impresionante, pues se había hecho una historia de mi vida tan diferente a la real que parecía que la hubiese sacado de una película. Esta experiencia sin duda enseña muchísimo.

Enseña que jamás se puede juzgar a un libro por su portada sino por lo que hay en su interior, pero, como a todo libro, debes leerlo para poder conocerlo. Juzgar no nos ayuda en nada a ver a las personas como en realidad son, sino que en su lugar nos llena la cabeza de suposiciones tan locas que podemos alterar la realidad convirtiendo a esta persona en el peor de los villanos.

Sin duda hay muchas personas malas en el mundo y con muy malas intenciones pero a simple vista no puedes saber quién es quién. Puede que encuentres una persona que te mire mal, o te hable en un tono que no te agrada, pero resulta que esa es su personalidad y no que tenga algo personal contigo. Así que la próxima vez quieras juzgar la acción o comportamiento de alguien, recuerda que primero debes conocerle. 

1 Comentario

  1. Mayra

    Burn articulo

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén