Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

No hables de lo que no sabes: A veces dejamos de aprender o de recibir amor por tener tantos prejuicios

Si realmente quieres aprender algo, sé humilde, quita los prejuicios, no opines de lo que no sabes y guarda silencio. Porque solo a través del silencio y la disposición de la mente y el corazón, se puede aprender y recibir.

A menudo vemos a personas opinando de la fe, imponiendo prejuicios sobre las creencias de otros. Con esto solo revelan que no están dispuestos a aprender nada de este tema, pues con algo que no se puede palpar como la fe, no se puede hablar a la ligera, uno nunca debería hablar de algo que no conoce.

Lo mismo pasa con el amor. Hay personas que tienen demasiados prejuicios para amar. Y tanto la espiritualidad como el amor, con cosas experienciales, es decir, no se aprenden en teoría. No hay expertos en estas áreas, solo gente que decide vivir y experimentar.

Estamos viviendo la era del conocimiento. Nunca antes la información estuvo tan disponible para todos a través de una red enorme llamada internet y dispositivos que nos caben en la palma de la mano. Eso es muy valioso, porque podemos aprender todo lo que queramos sin límites. No obstante, esta posibilidad ha servido a muchos para cerrarse y llenarse cada vez más de prejuicios.

Muchas personas no lo saben pero los prejuicios se fundamentan en el orgullo y en los miedos. Con miedo e inflados de orgullos no llegaremos muy lejos en el aprendizaje más importante, el de la vida. Una persona puede tener un doctorado en un área determinada, y sin embargo ser bastante tonta en su paso por esta vida. Puede tomar decisiones muy malas, alejar a la gente que le ama y cometer el grave error de no invertir su tiempo y sus energías en intentar ser lo más feliz posible.

Por tanto, si eres de esas personas que cuando le hablan de Dios sientes como surgen dentro de tu cabeza pensamientos opositores y prejuicios, tal vez estés muy lleno de miedos y de orgullo. Debes aprender a escuchar atentamente lo que cualquiera quiera enseñarte o mostrarte, si luego de eso sientes que no es para ti, adelante. Pero al menos por unos minutos, abre tu corazón, encontrarás tesoros que no sabías que existías si tan solo abandonas los prejuicios.

No importa qué tan sabio te creas ni cuanto conocimiento absorbas, nunca podrás entender ideas tan abstractas como el amor. Así que si te encuentras con alguien que quiere hablarte de cómo puedes experimentarlo, escucha atentamente, y dale mayor importancia al mensaje, no al mensajero; pues muchas veces decidimos no escuchar porque nos centramos en juzgar a quien habla, cuando sabemos que nadie puede ser perfecto.

Si estás esperando un maestro que sea perfecto, pierdes tu tiempo. La vida se te está yendo sin aprender las cosas que verdaderamente son importantes. Si quieres iniciar un nuevo proceso en tu vida, vacíate de todo lo que crees que sabes, para poder ser lleno de cosas nuevas y encontrar perlas donde nunca pensaste que las encontrarías.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén