Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones

No des tantas explicaciones, la gente siempre piensa lo que le conviene

No te acostumbres a dar explicaciones a nadie. No necesitas la aprobación, es el momento de vivir tu vida y hacer lo que te haga feliz.

No hay necesidad de justificar tus actos. Tienes tu propia vida, y solo eres tú quien tiene derecho a vivirla

Como quieras. Solo asegúrate de haber sido fiel a ti mismo, y no necesitarás explicar nada a los demás nunca más.

No tomas es necesaria la aprobación de otros para vivir tu vida. ¿No es así? Recuerda que todas y cada una de las personas en este mundo tendrán diferentes opiniones sobre las cosas y, por lo tanto, su perspectiva variará enormemente. Solo asegúrate de estar feliz por todo lo que haces.

Deja de explicarle a la gente todo lo que haces

Es la naturaleza intrínseca de la psique humana buscar consuelo en los pliegues de la aceptación. Entonces, naturalmente, cuando nos embarcamos en una decisión que significa mucho para nosotros, necesitamos comentarios positivos adicionales para reiterar nuestra felicidad. Aquí es donde la necesidad de explicarnos comienza a apoderarse de nosotros.

Cuando los demás no parecen estar muy convencidos de nuestra decisión, consideramos que es algo necesario seguir justificando nuestras elecciones, de la forma que podamos.

De hecho, esto puede explicarse como un intento de no dejar que otros muerdan nuestro ego haciéndonos dudar de nosotros mismos. Pero las consiguientes repercusiones de lo que sigue resultan ser tan contradictorias como siempre.

En lugar de afirmarnos como teníamos previsto, terminamos dudando de nuestras decisiones. Debido a que no logramos el reconocimiento que tanto habíamos deseado, tendemos a pensar que somos incapaces de tomar una decisión realmente buena.

Validación y consideración aparte, en ocasiones también es el deseo de evitar conflictos con los demás lo que nos lleva a explicarnos en la medida en que nos volvemos un poco más claros de lo habitual.

Pero por más lógico y “necesario” que pueda pensar que se explica, el truco sigue siendo el mismo. O terminas siendo demasiado consciente de todo o simplemente caes en una espiral de dudas cada vez más. No te hace ningún dios, no mejora el mundo que te rodea y seguro que no mejora tu vida.

Entonces, cuando algo no importa tanto como un centavo en este mundo, no vale la pena concentrar tu mente y energía en actividades que prácticamente no tienen importancia. Y el primer paso para superar esta tendencia a explicarse es estar un poco más seguro de lo que estás haciendo.

Porque la mayoría de las veces no consideramos que nuestras decisiones se expliquen por sí mismas.

Una persistente sensación de duda en nosotros mismos nos impulsa a estar constantemente armados con explicaciones para evitar cualquier negatividad que pueda lanzarse en nuestro camino. Una vez que desarrollamos la confianza para defendernos por nosotros mismos, esas opiniones naturalmente dejan de ser relevantes.

Al final, lo que importa es cómo vives tu vida en completa paz contigo mismo, sin importar lo que el mundo perciba de ti. ¡Todo lo que necesitas es tu propia creencia de lo que es correcto para que puedas sacudir el mundo!

Comparte esta publicación y deja tu comentario más abajo.

1 Comentario

  1. Beatriz Triana

    No puedo estar más de acuerdo con este planteamiento, es exactamente como me siento en este momento de mi vida.
    Me gusta como soy.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén