Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones

¡No contengas tus lágrimas! Son una fuente de alivio y paz

Si eres hombre, es posible que hayas oído ese dicho de que “los hombres no lloran” y si eres mujer, quizás te pase que muchas personas te dirán que no debes llorar por todo. Y aunque definitivamente los extremos son malos y no puedes estar en cada esquina llorando, no cabe duda que las lágrimas son muchas veces necesarias para desahogarnos y sentir mucha más paz y alivio emocional. Así que ya basta de contenerte.

Tus lágrimas no te hacen ser débil, sino que te llevan a un estado de paz

Por alguna razón la sociedad ha considerado que las lágrimas son sinónimos de debilidad, derrota, discapacidad y fracaso. Si una persona está llorando inmediatamente suponen que fue porque algo malo le pasó y no pudo contener ese llanto porque emocionalmente es incapaz. Entonces, por miedo a que los demás le vean como alguien incapaz y débil, se fuerzan a evitar el llanto.

Frecuentemente quienes lloran, lo hacen a escondidas. Es decir, cuando sienten la necesidad de llorar y ven que no pueden evitarlo, se van a cualquier rincón en donde nadie les vea y comienzan a llorar. Finalmente, están los que no piensan en lo que opinan los demás pero se adaptaron a pensar que el llanto es malo y que por tanto es mejor prohibírselo. Pues bien, en lugar de hacerse un bien, todas estas personas se están haciendo un gran mal.

Y es que cuando controlas el llanto, estás oprimiendo tu corazón, tu pecho, tus emociones y sentimientos, y esto puede quizás hacerte incluso daño físicamente. Las lágrimas se crearon para derramarse y no para frenarse. Intentar refrenar el llanto es como querer detener el paso de sangre por las venas. Inténtalo y morirás al instante.

Claro que existen muchas veces razones que muchos pueden considerar que no ameritan llanto. Pero, lo que tú puedas pensar no es lo mismo que lo que otros puedan pensar. Si sientes la necesidad de llorar solo hazlo. Porque lo que hacen las lágrimas por ti es vaciar la tensión, el estrés y la presión que un determinado hecho te pudo haber ocasionado. A la vista está que una vez que has terminado de llorar te sientes relajado y por alguna razón parece que lo que te ocasionó el llanto ya no te duele tanto.

Ahora bien, no está mal que quieras apartarte a solas para llorar. Pero recuerda que habrá veces que esto no será posible. Así que olvida el qué dirán y tan solo suelta el llanto. Verás que bien te sentirás después. Y si eres de los que dicen que no pueden llorar porque algo por dentro les frena, piensa qué puede ser, y deja ir ese bloqueo.

Esta conducta no te hace más valiente o menos valiente, tan solo te hace endurecer más tu corazón y a la larga esto puede no ser tan bueno para ti. El llanto es gratificante y es hora de sentirlo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén