Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Mi problema es que siempre espero que los demás actúen como lo haría yo

Mi problema es que sin pretenderlo tengo un buen corazón y cometo el error de pensar que todos tienen tan poca malicia como yo.

No nací siendo maliciosa y me ha costado ganar malicia como muchos me han aconsejado. Siempre que actúo, lo hago pensando en el bien de los demás, sin intereses de por medio y sin un as bajo la manga. Así debería funcionar el mundo ¿no es cierto?

Pero la realidad es que muchas personas solo actúan por un beneficio propio, y, o fingen ayudarte para lucrarse de algún modo, o simplemente no te ayudan.

Espero demasiado de los demás, pero es porque siempre doy lo mejor de mí a los demás. Claro que sé decir no, sé disponer de mi tiempo y sé cuándo no puedo ser de ayuda. Pero si está en mis manos hacer un favor, no me niego, voy con toda la disposición y hago las cosas como me gustaría que me las hicieran.

Sin embargo, cuando he llegado a necesitar, nadie a mi alrededor dice “yo te ayudo”. ¿Tengo mala suerte? No lo sé, porque dice el refrán, “cosechas lo que siembras”, entonces ¿por qué si siempre doy la mano a quien lo necesita, no recibo el mismo apoyo cuando soy yo quien está en problemas?

No tengo todas las respuestas, pero he entendido que cada quien tiene en su vida a las personas que son necesarias para crecer. A veces estarás rodeado de gente que mueva cielo y tierra por ti, otras veces estarás rodeado de personas a las que no les interesas y que disfrutarán el verte caer.

Pero sin importar qué tipo de personas sean las que están actualmente en tu vida, son las que necesitas para madurar y ser una mejor persona.

Recuerda que la única persona imprescindible en tu vida debes ser tú mismo, de los demás no esperes nada, y si alguien hace algo por ti, que más bien esta sea una grata sorpresa para ti.

Aquí mi receta para curarte de las decepciones.

Cómo curarte de las decepciones

1. Sé autosuficiente, no pidas ayuda a menos que lo necesites.

2. Aprende a aceptar un No por respuesta y no permitas que esto te afecte. Nadie te debe nada, toda cosa que otro decida hacer por ti, aun si sientes que te debe el favor, es por simple gracia, es una dádiva.

3. No aceptes esos pensamientos negativos que te dicen que estás solo, simplemente porque alguien no te atiende como quieres. En ocasiones las personas no pueden o simplemente no quieren estar y eso no las hace malas personas ni significa que no te quieran. Aprende a aceptar la autonomía de los demás y ama con esa libertad.

4. Si sientes que das demasiado y que recibes muy poco, entonces deja de dar tanto. Si sientes que el amor y el cuidado no es recíproco, reinvierte tu amor en ti mismo.

5. No guardes rencor, si quien te niega la ayuda hoy necesita de ti mañana, ten tu brazo preparado para alzarle.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén