Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Mantener una conversación madura y saludable con alguien que amas puede hacer milagros

Todos debemos procurar rodearnos de gente de buen corazón, esa que nos escucha sin juzgarnos, gente que nos cuida, incluso a distancia, esas personas perseverantes que nunca se dan por vencidos.

Porque a veces, todo lo que necesitamos cuando nuestra vida no va bien y no sabemos cómo actuar es una conversación madura y saludable con alguien a quien amamos. Estas conversaciones pueden hacer verdaderos milagros para nosotros.

La gente que nos quiere es siempre honesta con nosotros y hace todo lo que está a su alcance para ayudarnos a vivir mejor, de hecho, hay ciertos momentos en los que recurren a unos pocos golpecitos y tirones de orejas. Estas personas nos ofrecen la sinceridad que buscamos y al mismo tiempo nos tratan con una bondad que sólo el amor puede proporcionar.

Su presencia tranquiliza nuestros corazones, y cuando escuchamos sus palabras, es como un consejo divino para hacer que nuestra vida valga la pena.

Las buenas personas son ángeles y sus palabras pueden inspirar milagros en nuestras vidas

Hay pocas personas dispuestas a escucharnos es por ello que debemos valorar a las que realmente desean nuestro verdadero bien, esas que hacen todo lo posible para hacernos felices.  Para ellos, no hay ni envidia ni deseo de sabotear nuestra realización. Nos quieren de verdad, y por eso todo lo que nos dicen nos llega y es escuchado con gran atención y respeto.

Es un gran privilegio tener gente así a nuestro alrededor, porque vivimos en un mundo egoísta. Son como ángeles para asegurarse de que siempre estemos en el camino correcto.

La gente que amamos nos escucha sin juzgarnos, nos quieren de verdad, y cuando sabemos cómo mantener una conversación con ellos, acabamos recibiendo valiosos consejos que poco a poco inspiran milagros.

Nos acogen en su vida, nos respetan, tienen tiempo para nosotros y nunca nos dejan dormir sin saber que somos amados. Es también gracias a ellos que estamos constantemente madurando y logrando nuestros objetivos. Son nuestros guías eternos.

Conversaciones simples y fútiles que podemos tener con cualquiera, pero conversaciones profundas y transformadoras, sólo con aquellos que realmente nos aman.

Si tienes personas con las que puedes tener conversaciones profundas y maduras lo mejor será que las valores diariamente y les entregues todo tu amor, porque son las que siempre estarán a tu lado, ¡ayudándote a crecer y a tener una vida de milagros!

Comparte este artículo con una persona que siempre te ayuda en la vida y cuéntanos en la sección inferior alguna de tus experiencias con ella.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén