Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Hogar

Mantén las bananas frescas por más tiempo

Para muchas personas, comprar un racimo de bananas es el último acto de esperanza frente a la experiencia.

No soy diferente En general, mi pensamiento es: “Si compro estos ahora, tengo el desayuno durante una semana”. Luego llega el jueves, mis bananos se han vuelto marrones, y de repente el viernes parece una especie de día de gofres tostados. A veces pienso en hornear pan de plátano y fingir que quería dejar que maduren demasiado, pero sobre todo los tiro y me siento mal.

Pero, hay ciertas opciones que podemos manejar a la hora de comprar bananas y mantenerlas frescas. A continuación, te decimos cuales son:

Conserva el manojo: envuelve los tallos con una envoltura de plástico

Para mantener un racimo de plátanos frescos por más tiempo, envuelve los tallos en una envoltura de plástico. Vuelve a cubrir los plátanos con la envoltura después de quitar uno.

 Este método evita que el gas etileno, producido naturalmente en el proceso de maduración, llegue a otras partes de la fruta y la madure prematuramente. Esta técnica es impredecible, ya que es poco probable que la cobertura de la envoltura de plástico evite por completo el contacto con el gas etileno. Sin embargo, ciertamente es mejor que nada.

Separa y luego envuelve los tallos

Claro, envolver toda la sección del tallo funciona, pero ¿por qué mantener los plátanos juntos? Dado que la mayoría de los plátanos en un racimo maduran a ritmos ligeramente diferentes, los plátanos maduros prematuramente van a expulsar más gas etileno, lo que solo servirá para que TODOS los plátanos maduren mucho más rápido.

Conserva la frescura de las rodajas de plátano

Para evitar que las rodajas de plátano se doren, puedes usar el mismo truco que has visto para las manzanas: ¡ácido!

Simplemente mezcla las rodajas de plátano en un poco de jugo de limón para inhibir el pardeamiento enzimático. La cobertura total, particularmente en los lados cortados, ayudará a evitar que las rodajas se pongan marrones. Además del jugo de limón, el vinagre también funcionará. También lo haría el ácido sulfúrico, para el caso, pero probablemente no quieras comerlo después.

El ácido interrumpe el proceso de degradación enzimática y evita que sus dulces rodajas de plátano se conviertan en pequeños discos de hockey marrones y blandos.

Un toque te servirá, así que mantén el ácido en el rango de una cucharadita. O simplemente tendrás plátanos amargos.

Comparte estos secretos en tus redes sociales y comenta más abajo tu opinión.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén