Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

Los 5 tipos de personalidad según la teoría de Erich Fromm

La personalidad se define como un conjunto de cualidades, características y rasgos que tiene una persona a nivel psicológico. De esta manera, gracias a una personalidad, una persona sigue un cierto patrón de conducta, de emociones, sentimiento, actitudes y por supuesto hábitos. La personalidad, es algo que perdura en el tiempo, y que nos define tal y como somos en realidad. Existen diversos tipos de personalidades y fue Erich Fromm quien dio una explicación con la que muchos concuerdan.

Los 5 tipos de personalidad según la teoría de Erich Fromm

Erich Fromm fue un hombre dedicado principalmente al estudio sobre la psicología humana y social. De hecho, fue reconocido como el mejor psicoanalista neofreudiano del momento. Fromm estudió el comportamiento de las personas, con el fin de resolver los grandes misterios que para aquel entonces existían en la psicología. Hablamos de los años entre 1930 y 1980.

Luego de años de estudios y muchas investigaciones, Fromm determinó que existían cinco diferentes tipos de personalidad. Cada personalidad ayuda a entender el comportamiento humano desde sus raíces, muchos de estos patrones que definen cada personalidad vienen dados por causas hereditarias mientras otros se derivan de las enseñanzas aprendidas en el hogar, en la escuela y en la sociedad. Fromm dice que de las cinco personalidades existentes, cuatro de ellas son improductivas y una productiva. Veamos entonces cuáles son.

La personalidad perceptiva

Las personas una personalidad perceptiva son aquellas que requieren de la aprobación de los demás para ser felices. Les cuesta tomar decisiones propias, siempre están preguntando cuál es el mejor camino a tomar, se discriminan a sí mismas y desconocen el máximo potencial que realmente tienen.

La personalidad del explotador

Las personas que están sumergidas en este tipo de personalidad son aquellas que se manejan solo por su propio interés. No les interesan el bien común, en su lugar solo se enfocan en el beneficio propio, lo que los lleva a ser personas egoístas, y que solo establecerán una relación con alguien si tienen algo que ofrecerles.

La personalidad del acumulador

Esta personalidad tiene el espíritu mismo del acaparamiento. Son personas que como único objetivo pasan sus vidas trabajando o luchando por la sola necesidad de conseguir y atesorar una gran cantidad de bienes materiales. Mientras más costosos y valiosos sean mucho mejor para ellos. Su apego jamás será saciado y por tanto su felicidad jamás será plena, sin embargo, esta es una verdad que jamás serán capaces de ver, al menos no sin ayuda.

La personalidad mercantil

Esta personalidad es la que más podemos encontrar en el mundo laboral, pues está intrínsecamente relacionada con el mundo financiero. Acá lo que motiva al ser humanos son las relaciones que pueda crear con la intención primaria de obtener un beneficio económico. También podemos introducir aquí a quienes buscan relaciones que les permitan alcanzar ciertos estatus o lograr algún prestigio.

La personalidad productiva

Todos los tipos de personalidad vistos previamente son los que Fromm define como “improductivos” es decir, personalidades que no intervienen en nuestra autonomía ni en nuestra libertad personal. Pero también son personalidades que no interfieren con la de los demás. Ahora bien, la personalidad productiva es donde todos enfocamos nuestras esperanzas y el resto de energía.

La personalidad productiva es aquella que nos permite canalizar todo nuestro esfuerzo, pasión e interés en construir relaciones y momentos enriquecedores. Esta personalidad es la que nos ayuda a lidiar con las energías negativas y a luchar por todo aquello que nos interesa por encima de las adversidades.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén