Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Reflexiones

Las mujeres fuertes no merecen a los hombres débiles

Una pareja saludable se apoya, mantiene una relación de amistad y compañerismo. Pero ¿hasta dónde puede llegar ese apoyo? ¿Debe una mujer sacrificarse y pagar un precio demasiado alto? No. Toda mujer fuerte merece un hombre fuerte, o al menos uno que esté dispuesto a aprender en el camino y mejorar.

Las mujeres de ahora son increíbles, están explorando terrenos nunca antes conocidos, son el apoyo fundamental de los hombres, tienen garra y se plantan ante cada situación. Si estás en una relación donde das todo tu apoyo y tu entrega a un hombre pero ya te sientes cansada y abrumada, ¡corre! Porque seguramente eres una mujer fuerte en una relación con un hombre débil.

Una mujer fuerte tiene demasiados compromisos y problemas qué resolver en el día a día, lo menos que necesita es “cuidar” de su esposo. Una mujer no necesita cuidar a un hombre adulto, su único compromiso es ser solidaria, tener los mismos objetivos, intercambiar ideas, caminar juntos. Pero nunca ser la copia de su madre.

Si te sientes como su madre y si te trata como una, lamento decirte que no estás con un hombre, estás con un bebé.

Estar con un hombre así es completamente agotador, debes ocuparte de todo sola, no tienes apoyo en ningún sentido. Terminas descuidándote a ti mismo, siempre estás cansada y estresada. No es justo para ti.

Si estás con un bebé y este ni siquiera tiene intenciones de madurar y asumir su rol de hombre, debes saber que envejecerás mucho más rápido, dejarás de seguir tus propios sueños y tendrás cada vez menos tiempo para ti por estar para la otra persona. Así que piénsalo dos veces.

Ninguna mujer es un centro de rehabilitación para hombres con mal comportamiento

Por favor, mujeres, memoricen eso. Si lo tienen en cuenta, tendrán más tiempo para ustedes, para cumplir sus propios sueños. Necesitan un hombre que las apoye también, que esté al pie del cañón cuando haga falta, que les haga las cargas menos pesadas, no que las cargue con más cosas.

Seguramente lo amas, estás completamente enamorada y en ocasiones te parece tierno. Pero no dejes que llevar su carga se convierta en tu obligación, no permitas que te vea como la responsable de su éxito y su fracaso. Todos al final del día somos individuos, responsables de nuestra propia existencia. Recuerda que estamos hablando de un hombre adulto, no importa si perdió la mayor parte de su vida siendo mimado por su madre, por otras mujeres o si simplemente vivía una “vida loca”. No es tu responsabilidad arreglarlo.

Puedes apoyar, ser comprensiva y ayudarle a hacer las cosas más fáciles, pero nunca, jamás, debes llevar su carga por él. Si tanto le amas, hazle un favor, permítele hacerse responsable y exige lo que mereces: un hombre maduro, fuerte, a tu altura, que te apoye. Porque si le dejas seguir así, llegará a viejo con los peores remordimientos, con las ganas marchitas de ser lo que nunca fue.

2 Comentarios

  1. Miguel

    Varias impresiones….que no merecen ser comentadas.

    Me lo pueden chupar y luego se tragan la leche por favor sin hacer “caras”

  2. Jackelin

    Es muy cierto

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén