Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia, Salud Mental

Las madres se están ahogando en el estrés

Una investigación sugiere que el nivel de estrés en las madres es cada vez más preocupante, tanto como para afectar la salud mental de las mismas e influir profundamente en nuestra sociedad.

Las mujeres ahora más que nunca tienen compromisos agobiantes. Muchas son padre y madre a la vez, asumen las responsabilidades laborales y al mismo tiempo luchan por mejores oportunidades laborales. Todo esto las deja agotadas, pues aunque las mujeres son multitarea, no pueden con todo solas.

La socióloga Caitlyn Collins lleva cinco años investigando cómo funciona la paternidad en occidente y reveló que sobre todo en EEUU los datos son alarmantes.

“En todos los países donde realicé entrevistas, un deseo se mantuvo constante entre las madres. Las mujeres querían sentir que podían combinar el empleo remunerado y la crianza de los hijos de una manera que pareciera equitativa y no los perjudicara en el hogar o en el trabajo”.

La investigadora examinó la situación en muchos países. En Suecia por ejemplo encontró que la distribución de las cargas era más equitativa, las mujeres tenían trabajos y se encargaban del hogar, pero no tenían tanto problema con ello en comparación a otros lugares porque los hombres eran más participativos. No obstante, incluso en el mejor de los casos que es Suecia, la carga hacia la mujer sigue siendo mayor.

El este de Berlin, donde las madres tienen un amplio apoyo en forma de políticas y cuidado de los niños, ellas estaban a gusto pero tampoco aspiraban a una carrera. Mientras que en Alemania occidental e Italia, con fuertes historias de maternalismo (la creencia de que los niños son perjudicados cuando no son criados por madres), las mujeres sienten que una carrera es incompatible con la crianza de los hijos y experimentan estigma si persiguen una. Por eso muchas mujeres prefieren trabajos de tiempo parcial.

Pero el dato más revelador giró en torno a Estados Unidos, país que ocupa el último lugar en apoyo a familias y niños.

“Estados Unidos es un caso atípico entre los países industrializados occidentales por su falta de apoyo a las madres trabajadoras”, dice la especialista.

Collins dice que las madres norteamericanas experimentan un sentimiento de culpa por salir a trabajar y “dejar” a la familia. Las madres estadounidenses intentan resolver esto cambiando de trabajo, volviéndose más eficientes o comprando el extractor de leche adecuado. Todas estas son solo estrategias para intentar sondar el conflicto entre el trabajo y la familia.

En general, las madres modernas están atrapadas en un esquema cultural conflictivo. Por un lado, quieren perseguir sus carreras, quieren progresar y crecer económica e intelectualmente. Pero por otro lado está la devoción a los hijos, el deseo natural de estar con ellos y cuidarles todo el tiempo. Es una combinación de ideales imposibles e incompatibles.

Lo primero que la socióloga recomienda a las madres modernas es intentar deshacerse de la culpa, no intentar cumplir con estándares poco realistas y no tener miedo a encontrar ayuda para que sean más felices.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén