Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Las amistades son bendiciones que nos ayudan a sanar el alma

Las amistades son algunos de los mayores tesoros que tenemos en nuestras vidas. Siempre están a nuestro lado y nos muestran perspectivas de la vida que no podemos ver solos.

 Nos consuelan cuando estamos decepcionados y nos miman, pero también nos abren los ojos y nos dicen verdades que nadie más está dispuesto a comentar. Las amistades nos motivan cada día a dar lo mejor de nosotros.

Aunque no lo creas, nuestras amistades son en gran parte responsables de nuestra evolución como seres humanos.

Las verdaderas amistades son una calle de doble sentido, donde los involucrados conocen su rol en la relación, entregándose libremente el uno al otro, sin esperar todos los beneficios solo para ellos. Estas relaciones prosperan gracias a la reciprocidad, la empatía, la confianza y el amor.

No siempre nos permanecemos con los mismos amigos a lo largo de nuestra vida. Aunque hay personas que se quedan a nuestro lado durante años y años, incluso físicamente distantes, algunas simplemente están de paso, se quedan el tiempo necesario para cumplir su misión y luego siguen su camino.

Las amistades cambian a medida que cambiamos

Durante toda nuestra vida cambiamos mucho. Fijamos nuevas metas, sueños, formas de pensar y de vivir, asimismo sucede con las amistades.

 En la juventud, dedicamos gran parte de nuestro tiempo a nuestros amigos, pero en la edad adulta esto puede cambiar, ya que las responsabilidades, obligaciones y otros factores entran en juego y pueden transformar totalmente nuestras vidas.

Es por ello que cultivar amistades requiere un cuidado constante, se sabe que conciliar todos nuestros compromisos no es fácil, pero el deseo de mantener a estas personas en nuestras vidas nos permite crear soluciones creativas y beneficiosas para todos.

La verdad es que mientras exista el interés y la dedicación mutuos, una amistad nunca se dañará. Los problemas de rutina se pueden resolver con una conversación franca y honesta, como en todas las demás relaciones, pero no hay solución para la falta de interés.

Ya sea de forma virtual o en persona, las amistades son un gran regalo que hace que nuestras vidas sean más significativas y felices. Un amigo verdadero comparte las cargas y comparte las alegrías.

Ayuda a sanar nuestra alma de todo lo que nos lastima y nos aporta una visión completamente nueva a los problemas, animándonos siempre a amarnos a nosotros mismos por encima de todo y a mantener a nuestro alrededor solo lo que nos inspira y guía hacia adelante.

Estemos siempre agradecidos con nuestras verdaderas amistades, que nos demuestran que la vida vale la pena vivirla y que nunca estaremos solos.

Si tienes un amigo que es un tesoro en tu vida, etiquétalo en la sección de comentarios y ¡muéstrale todo tu cariño!

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén