Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones, salud

La salud tiene que ver con lo que comes, pero también con lo que piensas, dices y haces

¿Te preocupa tu salud? Si es así es importante que te preguntes ¿Qué haces para cuidarla? Una vez que te hagas esta pregunta es posible que tu respuesta sea que vas al médico regularmente para saber que todo anda bien, quizás seas de los que hacen ejercicios a diario o comen saludablemente. De hecho puede que seas una persona muy cuidadosa cuando enfermas, que cumples a cabalidad con los tratamientos que tu médico te pone para recuperarte rápido. Pero, ¿Crees que solo así evitas enfermar? La salud sin duda tiene que ver con todo esto que hemos mencionado, pero también tiene que ver con tu manera hablar, pensar y sentir.

Si quieres cuidar tu salud, piensa, habla y actúa bien

Seguramente en tu familia o en la familia de alguna persona que conoces se encuentra una persona en particular que siempre le ves yendo al médico y tomando medicina, hablando de lo importante que es la salud, buscando cuidarse todo el tiempo pero que aun así enferma constantemente. No le conoces que tenga alguna enfermedad terminal o crónica. De hecho casi siempre parece que solo tiene un dolor de cabeza un día, y una gripa otro día, nada fuera de lo normal. Pero parece que estos males suelen ser constantes.

Si le preguntas si hace ejercicios puede que te diga que sí, y si te dice que no, no prestas atención pues le ves que se alimenta muy bien. Entonces, ¿Qué ocurre con esta persona? Bueno, quizás solo estamos viendo su exterior y no su interior. Aunque no lo creas nuestros padecimientos tienen mucho más que ver con nuestro estado emocional, mental y espiritual que con nuestro cuerpo.

Sin duda el cuerpo puede enfermar, sufrir de lesiones y demás problemas que causan algún tipo de dolor. Pero, la mayoría de las veces estos males perduran más dentro de nosotros por culpa de nuestra declaraciones, pensamientos y manera de vivir.  

Solo piensa en esto. Existen personas que sufren enfermedades serias y crónicas que andas sintiéndose y comportándose como si nada tuvieran, hablan positivamente, son felices, sonríen siempre y quienes sufren más por ellos son los que están a su lado. Y otras que solo tienen un dolor muscular se quejan como si estuvieran muriendo. ¿Qué crees que está ocurriendo acá? Más allá del mal o de la enfermedad está la percepción de las cosas. Si miras algo como si fuera el fin del mundo ciertamente lo será.

Y acá no te hablamos solo del poder de la mente y la capacidad que pueda haber en ti para hacerle frente a una enfermedad. Se trata del nivel de espiritualidad que pueda existir en ti. Debes comprender y aceptar que tus palabras y pensamientos tienen poder. Si consientes pensamientos de muerte, de enfermedad y de tristeza, eso mismo lo va a reflejar tu cuerpo. Y más aún si esas son las palabras que salen de tu boca.

De igual modo, las amarguras, el estrés, la ansiedad, las contiendas, las discusiones y las depresiones puedes generar distintos males a tu cuerpo o pueden evitar que sanes más rápidamente a ciertas afecciones.

Sin duda, la enfermedad existe pero eres un ser espiritual, tu cuerpo es solo el lugar que te permite estar en este mundo, y dado que eres espiritual, debes cuidar todo lo que llevas dentro de ti porque eso es lo que puede doblegar tu salud y hacerte sentir muy mal.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén