Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, Psicología, Reflexiones

La responsabilidad es un regalo que te das a ti mismo, no una obligación

La responsabilidad no se trata de un don que adquieres por gracia, así como tampoco es un talento o una virtud como muchos la quieren hacer ver. La responsabilidad es un compromiso de valor que tienes contigo mismo aunque en determinados momentos pueda involucrar a otras personas.

Ser responsable, es afrontar cada situación con madurez y con una buena actitud, haciendo que tu palabra tenga credibilidad y que tus acciones se fundamenten en una conciencia clara y pura llena de verdad e integridad. La responsabilidad es ese regalo que tú mismo te puedes dar y no algo que obtienes por obligación.

La responsabilidad es el mejor regalo que te puedes dar a ti mismo

Nadie puede hacerte una persona responsable. Por más que otros quieran ayudarte a que seas un hombre o mujer de palabra, la responsabilidad no es algo que otra persona te pueda dar. No se trata de algo físico que pueden meter en una caja, adornarlo con un moño y dártelo de obsequio. Se trata en su lugar, de algo que tú mismo te puedes regalar.

Por tanto, si eres de los que oran a Dios para que te haga más responsable, es hora de cambiar un poco tu manera de hablar porque tampoco se trata de algo divino o espiritual. Y cuando le pides a Dios responsabilidad, lo máximo que él puede hacer es colocarte en situaciones donde tengas la oportunidad de ser responsable, pero al final, eres tú quien decides si lo serás o no.

La responsabilidad es un compromiso contigo mismo para darle valor a tus palabras. Se trata de crear conciencia por las cosas que sabes que tienes que hacer y que puedes hacer. Esto significa que si quedas en algo con alguien, si tienes alguna tarea pendiente, si prometiste algo, o incluso si hiciste algo malo, debes ser lo suficientemente responsable para asumir cada situación y plantarle cara.

Jamás cedas tus responsabilidades, pues cuando lo haces evitas fortalecerte en este aspecto. Y recuerda que las pruebas que nos pone la vida son como escalones cuesta arriba. Con cada escalón hay mayor resistencia, por tanto, si no puedes resolver y atender una situación de responsabilidad ahorita, no lo harás más adelante cuando las circunstancias sean más difíciles.

Cuando eres responsable tu vida cambia y te transformas en una persona más madura, íntegra en quien la palabra procrastinación no existe. Das confianza a los demás, construyes respeto, admiración y cosechas éxito en cada área de tu vida. Solo tienes que mirar a los japoneses a quienes siempre se les han considerado como los genios del mundo, sin embargo, ellos mismos han dicho que su éxito no está en la genialidad sino en el valor que le tienen a la responsabilidad y a la puntualidad.

Desde ya, esmérate por ser responsable contigo mismo desde las cosas más pequeñas hasta las más grandes y en poco tiempo verás esa transformación que siempre quisiste para ti.

1 Comentario

  1. mary olivares

    Excelente

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén