Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

La mejor venganza es el olvido. Adelante, céntrate en ser feliz

¡La mejor venganza es no vengarse!

Parece absurdo, pero la mejor forma de pagarle a una persona que te lastimó es no darle tu energía, no dedicarle tu pensamiento, no desperdiciar horas de sueño ni apartarle un espacio en tu corazón para el rencor. Lo mejor es sacarle de tu vida y echarle al mar del olvido.

En lugar de demostrar odio y desprecio a quien te odia, la mejor venganza es demostrarle a la otra persona que puedes ser feliz en cualquier circunstancia.

El odio y el rencor no son buenos compañeros, nadie puede ser feliz con un corazón pesado de resentimiento. Además, quien desea tu mal se regocija viéndote amargado, enfermo y estresado. ¿Por qué regalarles este beneficio?

Mejor concéntrate en seguir adelante, no sabes cómo le carcomerá por dentro a esa persona malvada ver que tú si puedes avanzar y estar en paz.

Perdonar y avanzar es de sabios. Seguir adelante es de gente que se quiere más a sí misma que a las adversidades. En la vida nos tropezaremos con gente mala, muy mala, pero no tenemos que rendirle un culto al dolor por el daño que nos hagan, al contrario, es mejor sacudirnos la tristeza lo más pronto posible.

No todos sabemos cómo pasar la página, es algo que se aprende a la fuerza. Pero una vez que lo aprendas ¡cuántos males y pesares te evitarás!

No necesitas retener en tu vida a personas y recuerdos que te hacen daño. Abre las jaulas, libera a los buitres, porque no te traen nada bueno. Enfócate en vivir tus procesos, conquistar tus metas y ser lo más feliz que se pueda.

Es válido que guardes duelo por una traición, que sientas melancolía por un desamor o que experimentes un gran enojo por las mentiras y malicias de otros. Pero no te quedes anclado a esos sentimientos, deja ir lo que te hace daño y todo lo bueno de la vida vendrá por sí solo.

Tal vez nunca olvidarás lo que te hizo esa persona, pero sí puedes olvidarla, borrarla de tu vida cotidiana. Al perdonar, los pensamientos referentes a esa persona dejan de ser como una daga en el pecho, ya no duelen, no lastiman como antes.

Puedes recordar los hechos tal cual sucedieron, pero has enterrado el hacha, lo que significa que olvidaste lo que te hizo sentir, y eso aunque no lo creas te hará mucho bien.

Dale poco protagonismo a las personas que te han lastimado y la mayor relevancia a quienes se preocupan por tu bienestar.

Puede que en la vida te encuentres consecutivamente con gente maliciosa, pero tú eres quien escribe tu historia, no permitas que los protagonistas sean ellos. Prioriza el amor y la paz en tu vida.

Según un estudio dirigido por el profesor Ernst Fehr, de la Universidad de Zúrich, más del 40% de las decisiones que se toman en el mundo empresarial tienen el único objetivo de “vengarse” de un competidor.

El mismo patrón se puede observar en delitos, que casi siempre están motivados por un rencor acumulado hacia alguien y un deseo de venganza.

Y recuerda esta referencia de uno de los programas de televisión más queridos de todos los tiempos: La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén