Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones, Salud Mental

La batalla más dura que peleamos todos los días es contra nuestras propias mentes

Nuestro peor enemigo puede estar oculto en nuestras mentes. Muchas personas tienen una voz interior que no les alienta a alcanzar sus metas, sino que ataca su confianza, alimenta sus complejos y fortalece sus miedos.

Muchas personas tienen dificultades incluso para levantarse de la cama, debido a que desde que despiertan tienen a su peor enemigo susurrando cosas horribles acerca de su aspecto, sus miedos y debilidades. Y no importa cuántos consejos ni cuánto empoderamiento reciban desde el exterior, la persona más importante, ellos mismos, no se tienen fe, y por lo tanto, la batalla está perdida.

Las verdaderas transformaciones surgen desde el interior, desde el núcleo que es nuestra mente. Todas las palabras y apoyo que venga de fuera solo son válidos si nuestra mente está funcionando correctamente. De lo contrario, es como ir a una batalla con aviones de papel, ninguna palabra buena tiene la suficiente fuerza para generar un cambio.

Las personas más negativas no son negativas porque quieren. Tienen una voz en su interior que todo el tiempo les dice “no se puede”, “pasará lo peor”, “todos tus miedos se harán realidad”. Nuestra sociedad en extremo positivista nos alienta a dejar de lado e ignorar a las personas negativas. Pero ¿qué tal si rechazamos el negativismo pero no a las personas que lo padecen? Porque en efecto, lo padecen, es como una enfermedad en su mente y ellos son las principales víctimas.

A menudo leemos mensajes que nos alientan a deshacernos de las personas tóxicas (y claro, en muchos casos es completamente saludable para nosotros), nos dicen que ignoremos a quienes son muy negativos, como si fueran personas desechables. Pero como ya hemos dicho, las personas negativas tienen un problema y es que un monstruo gigante está en su mente, destruyendo toda esperanza y positividad desde dentro.

Seamos más empáticos en esos casos, ayudémonos unos a otros a transformar nuestra mente y vencer a nuestros peores miedos. Hay que limpiarnos desde el pensamiento hasta los actos, desechar todos los pensamientos oscuros y tomar control de nuestra propia mente. Quien gobierna su mente tiene el control de su propia vida.

El primer paso para una mente sana, es saber que los problemas no vienen desde el exterior, ni tampoco es tu culpa sentirte temeroso o desalentado ante todo. Hay que identificar esa voz carroñera que se acerca a ti varias veces al día para destruir tu confianza y tu paz. Ese es tu enemigo. Una vez que lo identifiques, la forma más efectiva de combatirlo es ignorándolo, no haciendo lo que te dice, luchando por no creer lo que quiere hacerte creer.

Mientras menos obediente seas a esa voz, más fuerte serás, más poder tendrás sobre ti mismo. En ese punto es cuando las palabras positivas de quienes te rodean pueden serte de gran ayuda. Recuerda todo lo bueno que suelen decir de ti y empodera tu mente con eso. Cada palabra cariñosa, de aliento y admiración sanará tu mente poco a poco.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén