Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Reflexiones

Hechos científicos para recordar cuando tienes ganas de renunciar

Muchas veces estamos cansados y abatidos, sin ganas de continuar. Pensamos siempre en renunciar, en no persistir por los sueños sino más bien por no arriesgar pues entendemos que si no arriesgamos no tendremos oportunidad de perder. Si estamos deprimidos podemos ser muy conformistas, pero la vida te manda a que sigas adelante.

Tú no naciste para vivir derrotado sino para ser un ganador. Ahora bien, quizás opines que todos no podemos ser ganadores pues puede que para que unos ganen otros deben perder. Pero la verdad es que esta competencia no es con otros sino contigo mismo y tus pensamientos negativos. No fuiste hecho para funcionar negativamente y acá te decimos científicamente en qué nos basamos para hacer esta afirmación.

Estos hechos científicos nos recuerdan por qué no debemos renunciar nunca

Dentro de nosotros habitan dos lobos, uno bueno y positivo y otro malo y negativo, el que decidas alimentar será el que dominará tu interior. El mundo no es un lecho de rosas y muchas veces querrá vernos tumbados en el suelo, pero con la actitud correcta, siempre podrás pelear contra cada adversidad y salir como todo un vencedor, pues fuiste diseñado para serlo y tu cuerpo te da señales verídicas de que esto es así. Te mostraremos:

Comencemos por los ácidos de tu estómago. ¿Sabías que estos ácidos son tan fuertes que son capaces de desintegrar hasta las navajas de tu afeitadora? Piensa, que si puedes disolver algo tan filosos y metálico que puede herir tu rostro así mismo puedes desintegrar las palabras negativas que tú u otros te puedan decir.

Por otro lado está tu corazón. Tu cuerpo sabía la gran relevancia que este órgano tenía por eso diseño tu pulmón izquierdo más pequeño que el derecho para que tu corazón pudiese tener el espacio suficiente para fortalecerse. Tu corazón tuvo desde el principio del mundo, favoritismo, por tanto nadie tiene derecho a herirlo.

Sigamos con la piel. ¿Sabías que tu piel se renueva cada veintisiete días? Así es, tu piel está siempre en constante renovación y esto solo te dice claramente lo importante de deshacerse de lo malo. En este caso, tu pasado es lo malo, eso que no te deja avanzar. No fuiste diseñado para cargar el peso del pasado en tu espalda sino para renovarte cada día y seguir adelante sin mirar atrás.

Ahora le toca a la lengua, el músculo más fuerte de tu cuerpo, esta es una gran espada que de doble filo que corta todo a su paso. Ella con sus palabras puede incluso matar, te hicieron para hablar y para expresarte por eso es importante que cuides lo que dices pues tus palabras tienen poder de hacer y hacerte mucho daño.

Finalmente, recuerda que tus huesos son tan fuertes como el granito, esto te debe hacer ver y sentir que jamás estás tan roto o herido como puedas pensar que lo estás. Cuanto te sientas abatido recuerda que tus cimientos son sólidos y fuertes.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén