Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

Hay que tener cuidado con los crueles disfrazados de buenos

Desde pequeños se nos enseña a ser buenos, pero también nos enseñan a reconocer a quienes son malos. Sin embargo la maldad no es tan fácil de captar porque las personas malas buscan todo el tiempo cubrir su maldad.

Malos disfrazados de buenos

¿Cuándo piensas en el diablo qué es lo primero que se te viene a la mente? Si dices algo como: un sujeto rojo con dos cachos y con una cola en forma de tridente, estás describiendo el logotipo del jamón endiablado underwood.

Muchos tienen en sus mentes una forma grotesca del diablo y de los demonios en general. Esto es igual a la idea que muchos tienen de los ladrones y asesinos. Siempre pensamos o imaginamos seres o personas con formas aterradoras que están lejos de ser verdad.

En el caso del diablo, te sorprenderá saber que antes de caer a la tierra era un ángel de alto nivel. Se podría decir que era la mano derecha de Dios. Por tanto, ¿crees que es alguien que no sabría cómo lucir atractivo?

Además, si quisiera mostrarse ante ti, seguramente usaría la imagen  de algo que a ti te genere paz. Pues bien, las personas malas hacen lo mismo, intentar todo el tiempo lucir como alguien agradable para pasar desapercibidas.

De hecho, todos hacemos esto en algún momento cuando queremos ocultar algo que sabemos que hay de malo en nosotros. Sin embargo, no muchos llevamos las cosas hasta el nivel de la maldad. ¿Por qué? porque la mayoría tenemos una buena relación con la Oxitocina.

La Oxitocina, es una hormona conocida como la “hormona del amor” y es esta la que regula muchas veces nuestras emociones y sentimientos agradables que nos invitan a compartir con amigos y familiares.

La ciencia ha dicho en estudios recientes que aquellas personas que no están muy en contacto con esta hormona son quienes suelen ser más frías y calculadoras, incluso suelen ser las más violentas tanto con las personas que le rodean como con su entorno.

Quizás esto podría de algún modo justificar a esas personas descorazonadas que actúan como si nada les importara y hacen maldad a todo el que pueden. Pues ciertamente no siente nada, la persona solo actúa según sus propios intereses.

¿Cómo identificar a estas personas?

Realmente no es algo sencillo, ellos siempre jugarán muy bien su papel. El mejor consejo sería tener bien abierto los ojos prestando mucha atención a los detalles.

Nadie puede engañar el 100% del tiempo, en algún momento puede que encuentres ese punto que necesitas para darte cuenta que la persona está manipulándote o aprovechándose de ti, y solo allí es cuando podrás hacer algo.

Mientras tanto, es importante que estés claro o clara que estas personas existen y que es importante que desenmascares a tantos como puedas.

No te fíes de nadie, recuerda que la confianza se gana con el tiempo. Jamás te vayas de buenas a primeras con nadie y menos en lo que se refiere a las relaciones de pareja.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén