Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Salud Mental

Hábito saludable: Cuenta tus bendiciones

A menudo, sin saberlo, practicamos el hábito de quejarnos y contar a todo mundo las cosas malas que nos pasan. Nos sentimos ahogados si no podemos expresar una mala noticia, un mal pensamiento o relatar alguna tragedia personal. Y claro que esto es sano en su justa medida, pero algo incluso más sano es contar las bendiciones.

Comparte tus bendiciones y nutre el espíritu de otros

Cuando solo contamos nuestras desdichas, algo pasa dentro de nosotros que nos libera de un peso, sin embargo, de un modo u otro, la otra persona permanece cargada. En cambio cuando contamos acerca de lo buena que ha sido la vida con nosotros y nos esforzamos por dar detalles de nuestras bendiciones, sorprendentemente nuestro corazón se llena de alegría, pero el corazón de quien escucha se llena de fe.

Cuando solo contamos lo malo somos portadores de malas noticias. Pero cuando hablamos de lo bueno, de alguna manera damos esperanzas a los corazones más afligidos. Por ejemplo, si cuentas una anécdota en la que estabas padeciendo escasez, pero milagrosamente hubo provisión desde distintas partes, la persona que escucha guardará estas palabras y las recordará cuando esté pasando un momento de dificultad. Es así como su fe será alimentada y fortalecida para obtener la misma bendición o incluso una mayor que la tuya.

Cuando contamos todo lo bueno que nos pasa, no somos arrogantes, somos agradecidos. Ese espíritu de gratitud es importante, fortalece el espíritu y nos ayuda a vivir más felices. Si te va bien en el trabajo, cuéntaselo a tus seres queridos de confianza, si te sientes bendecido por el esposo o la esposa que tienes, reconócelo siempre que puedas, si estás muy a gusto con el proyecto que estás realizando, no te calles. A veces somos muy ligeros para quejarnos y hablar mal, pero cuando se trata de lo bueno queremos ser “prudentes”.

Debería ser todo lo contrario: deberíamos ser prudentes para quejarnos y maldecir, y ser bastante naturales para hablar de todo lo bueno que nos pasa. Por supuesto, es mejor hablar de bendiciones con personas que tienen un corazón dispuesto a escuchar y se alegran juntamente con nosotros.

Practica estos buenos hábitos

  • Si te pasa algo que crees que es una bendición, cuéntaselo a la persona que sabes que se alegrará contigo.
  • Si te pasó algo que consideras afortunado o milagroso en el pasado, cuéntaselo a quien está pasando por una situación similar.
  • No le tengas miedo a la alegría por la amargura de otros. Si te levantas con buen pie, no tengas miedo a expresar que estás contento.
  • Si has escuchado una historia de una persona que ha sido muy bendecida, tómala para tu vida ¡tú también puedes ser bendecido y prosperado!

Haciendo esto, alejamos maldiciones y nos sacudimos la tristeza y la falta de fe.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén