Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación

Gastronomía molecular: innovación en la cocina

Estamos seguros de que nunca pensaste en que podrías comer geles, emulsiones, espumas, esferas saborizadas, gelatinas y helados calientes en un restaurante.

Pues desde hace algunos años esto es posible, debido que al igual que en otras áreas, el arte culinario no se detiene en la búsqueda de innovar en cuanto al modo de preparación de alimentos y recetas, además de crear técnicas nuevas y tendencias vanguardistas que buscan satisfacer los paladares más exigentes.

La Gastronomía Molecular es un ejemplo, porque se aplica a ciencia a la práctica culinaria, explorando, desde el punto físico y químico diferentes componentes de la cocina.

Aunque no es algo nuevo usar la ciencia en la cocina, los platos creados bajo esta modalidad culinaria representan una tendencia en crecimiento, en la que los chefs más creativos aprovechan para emplear principios químicos y lograr una cocina nueva e inusual. Sin embargo, es una tendencia que posee muchos fanáticos, pero también algunos críticos.

Según expertos de los fogones este tipo de cocina es un arte, donde la creatividad es fundamental para poder incluir eficazmente la ciencia en sus creaciones. En ella se preservan los sabores de los alimentos, se exalta el gusto y se crean novedosos y atractivos contrastes de temperaturas, y de texturas. En pocas palabras se busca satisfacer todos los sentidos.  

¿En qué consiste?

Muchos encuentran la Gastronomía molecular como el modelo ideal, ya que con ella se busca profundizar y conocer las propiedades físico- químicas de los alimentos, saber cómo estos reaccionan en los procesos a los que se someten, como la cocción, el batido, la gelificación y el aumento de la viscosidad, entre otros.

A través de esta iniciativa culinaria los entendidos en la materia han podido lograr diversas transformaciones en los alimentos, concibiendo impresionantes platos poniendo a prueba la imaginación para crear nuevas texturas y sabores. Por esta razón se inclina a ser una cocina de autor.

Cabe resaltar que una de las características principales es el manejo de diferentes elementos químicos como nitrógeno líquido, cloruro de calcio, agar agar y más, combinados entre sí o no.

Alimentos según su composición molecular y compatibilidad para la elaboración de las creaciones culinarias. La cocina molecular se utiliza también en pastelería, entremeses, postres, como son el Caviar de Cherry, Pañuelo de frutos y Aire de Aceite de Oliva y Esponja de Nitro.

Un poco de historia

A finales de 1980 empezaron a surgir estos nuevos conceptos gastronómicos, luego de que el químico francés Here This y el físico húngaro, Nicholas Kurti utilizaran el término Gastronomía Molecular para denominar una investigación relacionada a los fenómenos físicos y químicos que ocurren durante la elaboración y la degustación de alimentos preparados. De allí su aplicación no ha terminado, sino que se ha desarrollado ampliamente.

La Gastronomía molecular quizás es más conocida por los chefs que la emplean en forma práctica en algunos restaurantes.   

¿Te atreverías a preparar algo con esta tendencia culinaria?  Responde en la sección de comentarios y comparte este artículo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén