Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Físicamente hoy ya no estás conmigo, pero en mi corazón vivirás para siempre

Despedirse para siempre de un ser amado es, probablemente, la experiencia más difícil de la vida. Hay un antes y un después de la pérdida de alguien especial, nada vuelve a ser igual, pero debemos seguir adelante teniendo una comprensión más profunda de la muerte y de la vida misma.

No comprendemos el significado de la muerte y de la vida hasta que afrontamos una pérdida. La muerte nos hace replantearnos todo, volver al principio a lo simple. Y en cierto modo, la muerte nos alecciona sobre como amar a los vivos y cómo seguir amando a los que ya no están con nosotros.

Si perdiste a un ser amado sabrás que ahora que ya no está has descubierto un sentimiento más puro y más genuino hacia esa persona. Esto se debe a que cuando las personas parten físicamente, el recuerdo de lo que fueron se fija en nuestros corazones y experimentamos emociones más intensas hacia ellas.

Yo perdí a mi mejor amiga de forma repentina a causa de un ataque de epilepsia, más concretamente de un mal golpe en la cabeza. El dolor ha sido profundo pero al mismo tiempo he aprendido a apreciar la vida y a sentir un amor muy puro por ella cada vez que la recuerdo.

Siempre que puedo, le envío mi afecto y mi cariño. Honro su memoria a través de los recuerdos e intento ser tan feliz como sé que a ella le encantaba verme.

Murió muy joven y de una forma tan fortuita que a veces me parece injusto, pero desde una perspectiva más amplia ¿qué muerte nos parecería a nosotros los humanos justa? Cada persona tiene alguien que le ame y lamente su muerte, aun la más solitaria.

En este mundo estamos de paso, solo que lo olvidamos y vivimos como si fuéramos eternos. Pero cuando la realidad toca la puerta sentimos que lo que nos ha pasado es incomprensible. Querido lector, la muerte siempre ha estado allí, forma parte de la vida, pero nos entretenemos tanto en este mundo que ignoramos su presencia y actuamos con sorpresa cuando hace de las suyas.

No obstante, otra verdad que puede ayudarte a levantarte todas las mañanas y seguir viviendo luego de una pérdida es saber que el amor trasciende a la muerte. Por eso, envíale tu amor a tu ser querido desde este momento presente hacia la eternidad. Y siente a través de los recuerdos cómo esa persona te ha amado tanto.

Porque así como has encontrado tu amor hacia esa persona purificado después de la muerte, esa persona ahora más limpia y sin el peso de la vida en la tierra, te ama cada segundo de una forma inmaculada desde la eternidad.

¡Sonríe! tu ser amado quiere verte sonreír más, quiere ver cómo cumples tus sueños, persigues tus metas y cómo te levantas después de una caída difícil. Esa persona especial quiere verte ser la persona más feliz que puedas llegar a ser.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén