Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación

Fiesta de frutas y vegetales para niños

Numerosos estudios han demostrado reiteradamente que los vegetales son un alimento esencial en la prevención de diversas enfermedades. Aún así los niños hasta los 10 años comen, en general, muy poca verdura.

Como consecuencia, consumen poca fibra y padecen frecuentemente problemas de estreñimiento. Comer poca verdura implica también que los más pequeños no tienen el aporte suficiente de sustancias antioxidantes, de vitaminas (en especial la C y los carotenos) y de sales minerales. De hecho, La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los niños ingieran diariamente tres pociones de verdura y dos de fruta.

Verduras, un tesoro nutritivo

Las verduras son una extraordinaria fuente de vitaminas (A, grupo B,C,E y K) minerales (potasio, magnesio y zinc) esenciales para el funcionamiento muscular e intestinal y para los procesos de construcción  y reparación del organismo. Además, contienen antioxidantes, fibra y agua.

5 hábitos alimenticios sanos

Los padres, en la vida diaria, podemos promover una alimentación sana a nuestros hijos. Fomentar el consumo de verduras es importante para su crecimiento, pero ¿Damos los padres el ejemplo que deberíamos? Nosotros somos el punto clave y por eso estamos en la obligación de alimentarnos de un modo sano y equilibrado. De nosotros depende que la comida que consumen nuestros pequeños sea la mejor.

En los hábitos alimenticios que hoy les inculcamos reside su bienestar en el futuro. Acostumbra a tus hijos a comer verdura, estimulándolos con recetas nuevas. Y no olvides que no mostrarán un gusto empedernido por la espinaca, más aún si ven que sus padres no la comen.

Consume frutas y verduras varias veces al día:

La cantidad de minerales y vitaminas que poseen son vitales para el organismo

Evita los tentempiés o picoteos entre comidas:

 Los niños, hasta bien entrada la pubertad, deben tomar 5 comidas al día: desayuno, merienda a media mañana, almuerzo, merienda y cena.

Toma mucha agua y zumos:

De ese modo, evitarás la costumbre del abuso de bebidas carbonatadas y dulces que sólo aportan edulcorantes y otros aditivos dañinos para la salud. Los zumos son recomendables entre comidas si son naturales y recién exprimidos.  

 Tomar leche, Kéfir o yogurt:

Son importantes para la salud de los dientes y huesos. El yogurt y el kéfir contienen una gran cantidad de calcio, estimulan las bacterias saludables del tubo digestivo, previenen la diarrea durante tratamientos antibióticos y ayudan a desarrollar la flora intestinal.

No te olvides de las leches de avena, arroz y soja:

Tenlas siempre en tu hogar, pues suponen una buena alternativa ante los catarros y demás afecciones de las mucosas que afectan a los niños.

No olvides la importancia de mantener una alimentación adecuada para que tus hijos sigan el ejemplo y crezcan sanos y fuertes.

Comparte con nosotros tus opiniones y experiencias en la sección de comentarios.

Ayúdanos a promover una alimentación saludable publicando este artículo en redes sociales.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén