Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

Esta es la mejor manera para responderle a una persona enojada

No es fácil lidiar con otros seres humanos ¿cierto? El mundo por una parte nos pide a que seamos filántropos pero no se dan cuenta que al mismo tiempo nos ponen en situaciones que dan ganas de ser misántropos.

Y es que cuando alguien se deja abatir por las emociones puede ser un gran dolor de cabeza. Sin embargo, no podemos dejar a estas personas de lado pues la mayoría son personas que amamos.

Por eso si te topas con una persona airada, enojada, ansiosa o estresada que no responde bien a lo que sea que le digas, es preciso que sepas cómo interactuar con ella.

Mantente firme pero no seas agresivo

Cuando una persona alcanza un pináculo emocional, comienza a descomprimirse y experimentar algunas emociones deprimentes.

Esto significa que si la persona está muy enojada o muy ansiosa lo que liberará será una energía emocional tan grande que no podrá evitar que choque en algún momento con alguien más.

En principio te puedes sentir aludido y sin saber qué hacer, esto es normal. Sin embargo, lo que tienes que obligarte a recordar es que se trata de algo muy delicado que la otra persona no puede controlar por lo que tienes que evitar ser un tanto susceptible.

Sabes que su estado actual no se lo causaste tú, y luego que superas eso intentas ayudarle.

Esta decisión es muy sabia siempre y cuando sepas hacerlo. Lo primero es dejar que esta persona libere toda la tensión acumulada y eso es solo sabiendo escucharla.

Por un buen rato va a liberar toda la tensión que tiene y luego conseguirá por sí mismo calmarse. Si te resulta necesario ser algo más firme no tengas miedo y hazlo pero evita ser grosero o agresivo al hablar.

No busques desesperadamente razonar con esta persona

Algo que nos pasa mucho es que cuando oímos que alguien se encuentra en un mal estado, buscamos analizar todo desde nuestra lógica y si no encontramos algo que justifique el sufrimiento terminamos minimizando su problema hasta el punto de aligerar el consejo.

Por otro lado hay quienes más bien se van al otro extremo y se toman el caso muy personal y terminan cayendo en la misma ansiedad que la persona.

Debes recordar que no eres quien está sufriendo de ansiedad, y si lo fueras entonces no deberías estar lidiando con alguien que está pasando por lo mismo.

Necesitas tener un equilibrio si deseas ayudarla así que busca proceder con empatía y escucha de forma activa, revisa con tu razonamiento al máximo lo que ocurre, y llévale por el mejor camino posible.

Sé bastante receptivo

Sé receptivo y evita a toda costa caer en pánico si tus consejos no parecen funcionar. Esta persona está descontrolada y es difícil estar así. No siempre una persona que sufre de ansiedad se puede controlar por lo que debes ayudarla de apoco sin importar el tiempo que te tome. Esto es algo que al final se valorará.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén