Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Es de hipócritas decir que amamos a la humanidad en su conjunto y odiar a quienes no adoptan nuestros puntos de vista

Las sociedades libres se basan en el respeto. Hay que respetar a quienes piensan diferente, porque sin respeto no se puede hablar de amor.

La humanidad es diversidad. Todos somos ejemplares únicos, coincidimos en muchos puntos, pero en nuestra totalidad, es seguro que más son las cosas que nos diferencian. Lamentablemente, como humanos llevamos años rechazando esta diversidad y por eso hemos pasado por guerras debido a la raza, el color, la nacionalidad, el lenguaje, la cultura, las costumbres y a nivel general por causa de las ideas.

¿Por qué nos cuesta tanto respetar? No hay una respuesta concreta pero es un mal que han tenido que enfrentar todas las generaciones. El racismo, la discriminación, el odio y el rechazo siempre han existidos. Cambian de rostro y a veces de discurso pero forman parte de un mal que está arraigado a la humanidad, que paradójicamente es deversa.

Somos tan diversos como la Tierra que habitamos, solo que no somos tan benevolentes con las diferencias.

La reflexión del día es abrazar esta diversidad de la que estamos hechos como humanidad, pues solo de esa manera podremos amarnos verdaderamente. No podemos hablar de amor, si rechazamos a alguien que piensa diferente. Y está bien defender nuestros ideales, pues de eso se trata la libertad de expresión, pero que eso no te divida. Encuentra semejanzas, no diferencias.

Sé un agente de unión, no de división

La próxima vez que te encuentres con alguien que piensa completamente diferente a ti, permítete seguirle conociendo, no le rechaces de inmediato. Con el tiempo, encontrarás algo que les una y pese a una diferencia que puede ser más o menos notoria, encontrarás en esa persona un amigo.

Quienes practican ser un agente de unión y no de división tienen amistades sólidas y muy enriquecedoras con gente de todo tipo. Practican la empatía, aprenden solidaridad y su capital cultural crece enormemente porque están expuestos a diferentes visiones de mundo. Es bueno tener un amigo que tenga una ideología política diferente a la tuya, uno que practique una religión que desconoces, otro que ama la ciencia y otro que ama al arte. Pues ten en cuenta, que un trocito de verdad se encuentra perdido en cada uno de nosotros y solo si nos unimos podemos ver el mundo de forma más clara.

No cierres tu mente, al contrario, cierra la boca y aprende a escuchar lo que otros tienen para decir que es completamente diferente a lo que piensas. Solo así aprenderás algo.

El odio ocupará tanto espacio en tu corazón como se lo permitas. Y por tu bien y tu salud mental y física, no odies, comprende. Ten consideración, sé más empático, respeta las ideas diferentes y si definitivamente no te parece, no intentes imponer tu voz sobre el otro pues ambos tienen el mismo derecho de expresarse.

El respeto es un valor en decadencia, pero no tiene por qué morir en ti. Abraza la diversidad de ideas y replantéate si realmente practicas el amor.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén