Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia, Reflexiones

Enséñales a tus hijos que las cosas más importantes de la vida no se pueden comprar

El dinero tiene su importancia, pero cuando aprendemos a ser felices sin él, ¡entendemos todo!

Cuando se trata de criar a un niño, nada es fácil.

Aunque nos consideremos personas maduras, sabias y conscientes, podemos encontrarnos en una gran dificultad para asumir la plena responsabilidad de crear un pequeño ser que depende de nosotros para todo y cuyo carácter se formará a través de nuestro ejemplo.

Tener un hijo es una prueba de fuerza, paciencia y preparación, porque en todo momento tenemos la tarea de enseñarte qué está bien y qué está mal, además debemos incentivarles la capacidad de diferenciar entre estas dos cosas, incluso cuando se ven iguales.

Estamos constantemente tratando de transmitir nuestras experiencias y aprendizajes a los niños y utilizando diferentes situaciones cotidianas para mostrarles la mejor manera de caminar por la vida.

Pero, podemos olvidarnos de algunas de las lecciones más importantes que deben aprender y que harán que sus caminatas sean mucho más significativas.

Una de esas lecciones, que parece perdida en el mundo consumista en el que vivimos, es que las cosas más importantes y valiosas de la vida no se pueden comprar.

Al parecer, una de las mayores preocupaciones de los padres en los últimos tiempos es la compra de teléfonos móviles, tablets o cualquier otro tipo de dispositivo electrónico para sus hijos, que sean capaces de mantener su atención y actuar como su “mejor amigo”.

Sin saber que, en cada momento, esos elementos electrónicos los priva de relaciones verdaderamente significativas, una de las mejores cosas de la vida.

En otros, el incentivo excesivo a la apariencia y al poder adquisitivo es lo que reina, y terminan convirtiéndose en adultos consumistas y críticos, que valoran a otras personas en función de sus ganancias y se distancian de cualquiera que no valore los bienes materiales por encima de otras cosas.

Por supuesto, la mayoría de los padres cometen errores al tratar de hacerlo bien y, a menudo, simplemente reproducen los comportamientos de diferentes familias, sin ninguna intención negativa.

Aun asi se requiere una profunda reflexión sobre lo que les estamos enseñando a nuestros hijos y si eso contribuye a que tenga un futuro realmente feliz y exitoso.

Con el tiempo, aprendemos que las mejores cosas de la vida se pueden experimentar con o sin dinero: el amor a la familia, la lealtad de los amigos, la sabiduría de vivir en paz con nosotros mismos, la felicidad de las personas que nos rodean.

Son lecciones valiosas, que muchos aprenden demasiado tarde, pero cuanto más dedicados estemos a transmitir esto a nuestros hijos desde una edad temprana, más les ayudaremos a vivir con intensidad y verdad, acumulando riqueza emocional y espiritual, que es más valioso que todo el dinero del mundo.

¡Comparte esta importante reflexión con tus amigos a través de tus redes sociales!

Escribe tu experiencia en la sección de comentarios, estaremos felices y complacidos de leerte.

2 Comentarios

  1. Nat

    De qué forma podríamos enseñarselo? Gracias.

    • Evangelina Burgalat

      Exelente apredkackon y consejo… Estamos a tiempo de formar con sencillez personas felices….

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén