Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, Reflexiones

Empatía es pedir prestado los ojos de los que te rodean para ver el mundo

Empatía es pedir prestado los ojos de los que te rodean para ver el mundo. Se trata de no juzgar las situaciones de los demás bajo nuestro propio juicio, sino estar abiertos a mirar las cosas desde diferentes perspectivas.

Quien tiene empatía no se esfuerza demasiado en tratar de demostrar que tiene la razón y que la otra persona está equivocada. Si se encuentra ante una persona que está sufriendo, no necesita imponer su opinión aunque considere que tiene el beneficio de la verdad. En su lugar, aprende a ver las cosas desde una perspectiva diferente.

Por eso, las personas con empatía son bastante inteligentes porque no se cierran a una sola verdad ni se escudan tras una sola opinión. Con el tiempo, aprenden a tener una visión más universal y aprenden mucho más de la vida que otras personas. Con esto, es claro que la empatía no solo beneficia a quien la recibe, sino a quien la demuestra.

Las personas empáticas no tienen vendas en los ojos

Dicen que la justicia es ciega, de hecho la diosa griega de la justicia, Temis, se representaba con una venda en los ojos. Sin embargo, con la empatía pasa todo lo contrario, el empático es un observador por excelencia, mira con detalle las circunstancias y la vida de los demás. No es capaz de emitir un juicio sin hacer un digno análisis de la situación previamente.

Muchas personas confunden la empatía con la hipocresía y no pueden ser dos cosas más diferentes. Hay quienes se dicen empáticos porque simpatizan con todo y con todos, pero no es más que una actitud para quedar bien donde quiera que estén. Como ya dijimos, los verdaderos empáticos no tienen vendas en los ojos, así que pueden ver un hecho desde diferentes perspectivas. Si aun viendo las cosas desde otro punto siguen sin encontrar razón, estos grandes observadores no temen a la verdad.

Porque empatía no significa que la persona siempre estará de acuerdo con otros, sino que respetará todas las opiniones. Ahorma mismo, muchas personas están abanderando la empatía disminuyendo muchas voces y haciendo válidas solo unas tantas. Pero si el concepto de democrático, debe ser aplicable para todas las personas, debes poder sentir empatía incluso con las personas que no te agradan.

Es lo malo de cómo los seres humanos aplicamos los valores, queremos ser buenos solo con las personas que nos agradan o ganan mérito porque comparten ideas y lazos con nosotros. Pero podemos ser muy despiadados y egoístas con quienes son diferentes. Y la verdad sea dicha, no podemos jugar en dos equipos a la vez, somos humildes o no lo somos, somos empáticos o no lo somos, somos generosos o no lo somos; y así con todos los valores que conocemos.

No importa si una persona no te cae bien o no comparte tus ideas, allí es donde la empatía tiene más potencial. En el hecho de que puedas desdoblarte, salir de tu propia vida, tus creencias y tu mente y ver desde los ojos de otro.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén