Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos

El secreto de una vida feliz está oculto en tus hábitos diarios

La vida está llena de hábitos que adoptamos desde que estamos pequeños. Estás costumbres pueden ser buenas o malas y seguramente nos llenarán de consecuencias agradables o desagradables. Es importante meditar en ellas si queremos no solo mejorar en nuestra vida sino para evitar problemas o situaciones que puedan poner en riesgo nuestra salud. Es hora de echarle un vistazo a nuestros hábitos y ver qué fluye bien y qué no lo está haciendo.

¿Qué hábitos practicas?

¿Cuántas veces te ha sucedido algo que consideraste que no debía suceder? Hablamos de situaciones realmente negativas como por ejemplo que luego de haber ignorado una luz roja hayas chocado tu coche o si ibas a pie un coche casi te hubiese arrollado. Seguramente, esto no te resulte lógico cuando hablamos de hábitos pero la verdad es que sí tiene mucho que ver.

Los seres humanos somos de hábitos, y entre los hábitos se encuentra la distracción, la procrastinación, la pereza, la gula e incluso el hablar más de la cuenta y estás cosas que hacemos en ocasiones sin ánimos de dañar a nadie, terminan afectándonos más de lo que deberían e incluso afectando a quienes nos rodean.  

Fíjate bien. Una persona que acostumbra dejar las cosas para luego, es decir, que usa constantemente la frase “en un rato lo hago” o cualquiera parecida, se convierte en un procrastinador, y esto genera consecuencias poco alentadoras para su vida. Por una parte está la pereza la cual aumentará con el paso del tiempo, quien actúa impulsado por este mal siempre será una persona impuntual, incumplida y por ende irresponsable. Muy pocas personas le tomarán en serio y al final no conseguirá jamás el éxito que algún día pensó en tener.

Aquella persona que no piensa dos veces en devorarse el ultimo trozo de pastel es alguien que practica mucho la gula. Es decir, el hábito de comer por comer o por ansiedad pero no por hambre. Una persona que cae en el hábito de comer demás sufre de obesidad o de niveles altos de colesterol y azúcar afectando negativamente su salud.

Como tercer ejemplo podemos colocar a los distraídos. Un distraído corre el riesgo de morir incluso por la mínima tontería. Pensemos en el caso de una persona distraída que conduce un coche. Fácilmente puede causar un accidente tan serio que podría terminar incluso con su propia vida.

Los hábitos como cenar muy tarde, trasnocharse muy seguido, entre otros pueden afectarnos muy negativamente. Es por eso que lo mejor que podemos hacer es reflexionar sobre cada hábito que tenemos y cómo nos está afectando a nuestra vida.

Parece un asunto muy fácil de decir pero no muchos logran hacerlo. Es importante que te sientes y reflexiones por todo lo que haces día tras día. Encontrarás que muchas de las cosas negativas que te ocurren se deben más que nada a malas costumbres que muy seguramente ni habías considerado que tenías.

Jamás serás perfecto, pero que esto no sea una excusa para no intentar mejorar. Vive con un toque de más prudencia, sabiduría y entendimiento. Actúa de manera diferente y el mundo te mostrará una manera de vivir diferente.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén