Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, Psicología

El respeto es una calle de dos vías si lo quieres recibir lo tienes que dar

el respeto es una calle de dos vías si lo quieres recibir lo tienes que dar

La frase “El respeto es una calle de dos vías si lo quieres recibir lo tienes que dar” quiere decir basicamente que el respeto se presenta en dos direcciones y no se puede dividir, el respeto que quieres recibir es el mismo respeto que debes dar a los demás.

El respeto es uno de los valores más fundamentales de la humanidad, pero por desgracia, lo estamos perdiendo. Actualmente todos se sienten complacidos de faltar el respeto, no refrenan su lengua y actúan de forma completamente grosera.

Hay que marcar la diferencia y enseñar a otros a través del ejemplo. Puede que las personas que faltan el respeto abunden, pero hay que romper la rueda, acabar con el ciclo y ser una muestra genuina de respeto.

El respeto es una calle de dos vías si lo quieres recibir lo tienes que dar

El respeto se expresa en tres variantes y cada una depende en gran medida de la otra:

 El respeto hacia uno mismo

Quien no se respeta a sí mismo, no puede dar ninguna muestra de respeto hacia los demás. Mahatma Gandhi dijo: “No puedo concebir una mayor pérdida que la pérdida del respeto hacia uno mismo”. Y efectivamente, nadie puede darte el valor ni el respeto que mereces.

El respeto hacia ti mismo construye tu autoestima, tu confianza en ti mismo, y es el armazón para otros valores importantes.

El respeto hacia uno mismo comienza por la palabra. Nunca te insultes ni te subestimes con palabras; pero tampoco te metas en compromisos ni hagas promesas que no vas a cumplir.

Respeta tus palabras, no las lances al viento, cuida que tus acciones se correspondan con tus palabras; en eso se basa el respeto hacia uno mismo.

El respeto hacia los demás

No des a los demás el pan que no quieres comer tú, si sabes que hay acciones y palabras que son reprobables, ¿por qué las das a los demás? Como en una carretera, si manejas bien en una dirección, manejas bien en otra, si te gusta que te traten bien, trata asimismo a los demás.

Antes de decir una palabra con desdén, de contestar con altivez o con odiosidad, piensa que no quieres ser tratado de esa manera y modula tus palabras y tus acciones. Respeta las opiniones de otros, modera tu lenguaje y no hagas acciones que sabes de antemano que perjudican a los demás.

El respeto al planeta

Lamentablemente, el planeta Tierra es el lugar que más sufre nuestra desconsideración e irrespeto. Curiosamente, muchas personas aprenden a respetar a otras personas pero no al planeta. Tal vez porque el planeta no puede juzgarles ni criticarles. Pero el respeto universal se basa en respetarnos a nosotros mismos, a los demás y al planeta.

Consume solo el agua que necesites, no desperdicies comida, respeta a los animales, sé menos caprichoso a la hora de consumir, comparte más y acumula menos, y por favor no botes basura en otra parte que no sea un contenedor. En la medida que practiquemos el respeto universal recibiremos un mejor trato de todas las direcciones y tendremos un mayor estado de bienestar.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén