Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

El perdón requiere tiempo, perdón fácil es sospechoso

Aunque te parezca increíble, el perdón no es la mejor medicina para todas las personas en todo momento. De hecho, incluso puede enfermar a una persona.

Pedir perdón de forma precipitada ignora el hecho de que la ira surge naturalmente después de haber sido herido y, a menudo, debe integrarse, no desarraigarse como algunas enfermedades transmitidas por bacterias.

Alentar a las personas a dejar ir la ira antes de que el curso natural de su proceso sea represivo y dañino.

Cuando se reprime la ira o la venganza, se internalizan. ¿Qué tiene de malo eso? La ira internalizada a menudo se muestra como una crítica interna poderosa, dolorosa e incluso paralizante que agrega sal a la herida que esperamos sanar.

Además, la ira reprimida puede conducir a la depresión, dificultades en las relaciones y una miríada de problemas de salud que incluyen presión arterial alta, problemas cardíacos, dolores de cabeza, problemas digestivos y más.

Perdonar cuando una lesión aún es reciente corre el riesgo de ignorar el dolor por el que se está pasando

Puede parecer obvio que decirle a una persona que perdone demasiado rápido puede ser insensible. Sin embargo, no todo el mundo lo entiende.

La verdad es que las personas tienen su propia forma de lidiar con el hecho de ser lastimadas o traicionadas y su momento varía según la gravedad de la lesión, su proceso natural y las reacciones de los demás con quienes comparten su dolor.

Promover el perdón sin ser sensible a estos detalles no es útil; de hecho, puede ser hiriente y vergonzoso. ¿Cuándo es una lesión “aún reciente”? A veces días, a veces meses, a veces años.

¿Y si te dijera que perdonar con demasiada facilidad aumenta las probabilidades de que quienes te lastimaron te lastimen de nuevo?

 Esto es exactamente lo que el profesor James K. McNulty descubrió que las parejas que perdonaban a sus parejas fácilmente tenían casi el doble de probabilidades de ser maltratadas poco después.

Cuando existan conflictos de intereses, ten cuidado y reduzca la velocidad antes de intentar perdonar, debe apegarse a su proceso natural de aceptación, ya que hacerlo sin desapegarse de la situación solo traerá consecuencias emocionales negativas.

El perdón puede ser dulce y curativo; eso no es mentira. Pero, por favor, antes de perdonar, presta atención al poder y la diversidad de las heridas, así como a tu propia naturaleza y la de la otra persona.

Si tomamos el perdón como una práctica general, hacemos la vista gorda ante nuestras propias emociones, de esta forma un ojo ciego puede poner sal en las heridas o agregar una capa de vergüenza que afecta nuestro bienestar progresivamente.

¿Reflexionas sobre tus emociones antes de perdonar? Responde más abajo y comparte esta publicación en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén