Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

El perdón no cambia tu pasado, pero si mejora tu futuro

Lograr una vida plena y feliz es responsabilidad de cada uno de nosotros, en ocasiones perdemos el enfoque prestando excesiva atención a las acciones de otros. Por lo general, nos victimizamos y tomamos de forma personal todo lo que hacen los demás.

Pero, te has puesto a pensar ¿Cuántas veces has desperdiciado tiempo guardando rencor por situaciones que no están bajo tu control? Si analizas detenidamente te darás cuenta que vivir ofendido conlleva a la pérdida del razonamiento y en consecuencia actuamos sin siquiera mirar nuestras propias acciones.

Si ya tenemos sentimientos negativos hacia una persona o circunstancia lo mejor será empezar a perdonar. Pero, no se trata de decir ¡yo te perdono a ti por todo lo que has hecho! Aunque te parezca increíble, la otra persona solo es un espejo de ti mismo, por esta razón lo que debemos hacer es comenzar perdonándonos a nosotros mismos.

El perdón ha sido estudiado por la ciencia y la religión, cada uno ofrece su propia perspectiva sobre esta práctica. Sin embargo, no importa si perteneces a un culto en particular, entender el perdón como un proceso liberador nos ayudará a recuperar la autoestima, eso es lo realmente trascendente.  

El perdón mejora tu salud física y mental

La sociedad tiene un poco de reserva con respecto al perdón. La mayoría de las personas lo interpreta como una señal de debilidad o un método para hacer justicia. Otros, lo consideran imposible por creer en la necesidad de reconciliación.

No podemos negar que perdonar es un trabajo arduo y no todos estamos dispuestos a hacerlo. Dejar de lado los prejuicios, ser compasivos y entender que cada uno vive desde sus experiencias pasadas no es fácil. Para iniciar el perdón es necesario internalizar que es una acción crucial para vivir plenamente. Durante este proceso se establece una conexión positiva entre el cuerpo y la mente que beneficia nuestra física y emocional.

Un estudio publicado por la revista Journal of Behavioral Medicine concluye que el perdón mejora considerablemente la frecuencia cardíaca, nivela la presión arterial, disminuye el estrés y reduce el riesgo de padecer cáncer. El acto de perdonar influye directamente en la manera en que nos relacionamos, pues eliminar los sentimientos negativos desarrolla la compasión, la empatía y el desapego. 

Cuando perdonamos nos desprendemos del dolor, de la tristeza y de la rabia que nos mantiene esclavos de la negatividad. Aceptar el pasado es el primer paso, luego tenemos la tarea de reconocer las emociones que nos invaden en el momento y comprender que la otra persona tiene sus propios conflictos internos. Asimismo, debemos aprovechar el momento para analizar el porqué de nuestra reacción, cuál es la razón por la que nos sentimos aludidos por los actos de otras personas.

Cada una de las situaciones que se nos presenta en la vida, ya sea buena o mala, es una oportunidad para aprender. El perdón es uno de los valores más aleccionadores de la existencia, a parte, es una excelente terapia para el cuerpo y la mente. No necesitas reconciliarte con la otra persona entre abrazos y besos si no lo deseas, en la distancia comienza a liberarte del rencor y serás testigo del cambio en tu interior.  

Comparte este artículo en tus redes sociales y déjanos saber tu opinión comentando en la sección inferior.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén