Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Familia

El amor y la complicidad que existe entre un perro y su dueño no necesitan palabras

Siempre hemos sabido lo maravillosas que pueden ser nuestras vidas si tenemos con nosotros a una fiel mascota a quien amar y cuidar. Estos animales al igual que muchos otros pueden proporcionarnos horas de mucha felicidad.

Sin embargo, es preciso resaltar que algunos animales pueden hacer un poco más por nosotros. Hay especies que pueden volverse no solo nuestros amigos sino también nuestros cómplices. El mayor de ellos es evidentemente, el perro.

Tu perro, tu cómplice por siempre

Está claro que el perro es el mejor amigo del hombre, esta es una frase trillada que escuchamos en cualquier conversación sobre perros. Pero, ¿Por qué se menciona tanto? Simple, por su fidelidad.

Y es que los perros tienen la capacidad de ser fieles a ti durante toda su vida aunque tú no estés cerca de ellos. Han pasado casos donde una vez que ha muerto su dueño el perro ha permanecido en el lugar en donde fue enterrado.

En otros casos, tú como dueño puedes dejar sin comer todo un día a tu perro o puedes ser grosero con él y este seguiría allí para ti, pero, ¿Por qué rayos harías algo así? Ante este nivel de lealtad y fidelidad ¿Cómo no hablar siempre de la amistad que puede existir entre un perro y su amo?

Este amor fraterno entre la especie canina y la especie humana ha permitido que se establezca una conexión mucho más grande, una que nos hace sentirnos no como un amo o un dueño, sino como un padre, un hermano o un mejor amigo.

Sí, parece descabellado, pero en realidad no lo es, hoy día, todos vemos a los perros como miembros activos de la familia y no como una mascota. Maravilloso ¿no es verdad? De allí que podamos relacionarnos más con ellos hasta el punto de volvernos cómplices.

Cuando tienes un perro en casa, no necesita entender su idioma o él el tuyo para expresar el amor que sienten uno por el otro. Ambos se conectan por un mismo canal que es el alma, y es allí donde surge esta complicidad.

La palabra cómplice puede que tenga un mal significado en el derecho, pero si quitamos lo malo de su concepto, podemos decir que cómplice es quien coopera, apoya y/o ayuda a otra directa o indirectamente a llevar a cabo una acción sin importar cuál sea esta o el fin que tenga.

En pocas palabras, se trata de alguien que va a estar contigo en las buenas y en las malas, que confiará en ti hagas lo que hagas. Tu cómplice es quien te defenderá lo merezcas o no y quien de ser posible aceptará la culpa por lo que hayas hecho.

Aunque no lo creas, tu perro confía tanto en ti que pone su vida en tus manos. Él nunca va a dejarte solo y asumirá los riesgos que tú tomes. Por eso, es importante que seas una persona sabia, prudente y buena pues es necesario que le ofrezcas a tu perro un gran nivel de seguridad.

Demuéstrale a tu perro que le amas tanto como él te ama a ti, y no es porque tu perro necesite esta demostración, sino porque lo más correcto es que tú también puedas ser su cómplice en todo momento.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén