Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

salud

¡Cuidado con las sustancias tóxicas!

¿Sabías que ciertos compuestos químicos pueden afectar el curso de tu embarazo, la salud del bebé y la tuya propia?

Seguramente alguna vez escuchaste estos consejos para las embarazadas: No te puedes pintar el cabello, evita olores fuertes, ten cuidado con esto o con aquello. Pero, es que el embarazo representa una responsabilidad muy grande para la madre, quien debe velar por la salud del feto en crecimiento.

Subestimar los cuidados de una embarazada, en especial aquellos que están relacionados con la manipulación de químicos o sustancias tóxicas, puede ser contraproducente para el bebé, ya que la mayoría de los agentes, llamados teratógenos, se encuentran presentes en el ambiente.

Un trabajo sobre valoración de teratógenos, publicado en la página web de la Universidad Politécnica de Madrid, afirma que “se considera dañino todo agente ambiental que llega al embrión o al feto a través de la madre y es capaz de causar, directa o indirectamente, anomalías estructurales o funcionales en el embrión, el feto o incluso en el niño después del nacimiento.

Aunque se desconoce la causa exacta de los defectos congénitos, está comprobado que ciertos factores genéticos y ambientales (el alcohol, los metales, los pesticidas, solventes, etc.) aumentan el riesgo a desarrollarlos. Esto dependerá de cuándo, de qué manera y durante cuánto tiempo la mujer embarazada estuvo expuesta al agente.

Los más comunes

Muchos son los factores ambientales que representan un riesgo para las embarazadas, entre ellos: el arsénico, la radiación, los pesticidas, los solventes, el aluminio, el plomo y el mercurio. Estos, en su mayoría, se encuentran presentes en productos de limpieza, pinturas, protectores, cremas, maquillaje e incluso hasta el agua.

Uno de los agentes más comunes es el plomo. Un metal que puede ocasionar daños en la salud de todas las personas, especialmente en los bebés en etapa de gestación y en los niños pequeños. Las mujeres que viven en casas muy antiguas pueden estar expuestas a altos niveles de plomo, debido al deterioro de la pintura.

Las vajillas o platos de cerámica también pueden contener plomo. Al igual que las pinturas acrílicas, óleos, remedios caseros preparados a base de azarcón, las persianas de vinilo, las soldaduras de las latas, juguetes antiguos pintados y los cosméticos que contienen surma o khol.

Por otra parte, el mercurio también es un metal altamente tóxico. Este metal presente en el aire termina depositándose en el agua, donde es procesado por bacterias se trasforma en una forma más peligrosa aún, el metilmercurio, que se acumula en el tejido de los peces. Por ello, los médicos recomiendan a las embarazadas abstenerse de comer más de 6 onzas de pescado a la semana.

Cartas sobre el asunto

 Algunos de los cuidados preventivos recomendados por los gineco-obstetras son:

  • No utilizar tintes durante el primer trimestre, incluso si son hechos a base de henna.
  • Evitar los olores fuertes.
  • No permanecer en lugares cerrados.
  • Utilizar guantes y tapaboca cuando utilicen productos de limpieza.
  • No preparar comidas en sartenes y ollas de teflón, pues contienen mercurio.
  • No usar aerosoles y solventes.

Durante el embarazo se recomienda evitar la utilización de cremas indicadas para el envejecimiento cutáneo producido por el sol, que contengan en su composición retinol o derivados. Se ha demostrado que los retinoides administrados se asocian a la aparición de numerosas malformaciones en el feto.

Ten en cuenta estas recomendaciones y cuida tu salud y la de tu bebé.

Comparte en tus redes sociales y deja tu opinión en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén