Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Reflexiones

Cuando perdemos a aquellos que nunca quisieron amarnos, tenemos la oportunidad de conocer a quienes queramos

Si lees esto, puede que estés en esa posición en la que sientes que el mundo se te cayó a pedazos por ese amor que rompió tu corazón. O puede que este post tan solo te lleve a recordar lo mal que estuviste por alguien. Esperamos que sea cualquiera de estas opciones pues la tercera alternativa, es que aún estés con alguien que sabes que no te ama pero que insistes en conservar a tu lado por temor a quedar solo. Sin duda, es hora de pensar en ti, pues hay alguien que espera vivir increíbles aventuras contigo.

Todos hemos pasado alguna vez por la agonía del desamor. Esa sensación de que el mundo para nosotros se ha desvanecido, que ahora vivimos en un vacío absoluto, un vacío que solo puede ser llenado con llanto y desolación, pues cualquier otra cosa o emoción no es para nada bienvenida.

Sí, sin duda sabemos lo que se siente. Invertimos mucho tiempo en esa persona, le dedicamos los mejores años de nuestra vida para adaptarnos a sus gustos, para aprender de ella, para amarle y demostrarle que solo queríamos estar a su lado, para apoyarle y para cuidarles. Pero, el tiempo pasó, y algo nubló el camino que llevaba con nosotros, y en lugar de reparar las cosas, la mejor solución que consiguió fue la de romper nuestros corazones.

Pero el resultado de esto fue mucho peor. Pues al terminar todo nos damos cuenta que estas personas jamás sintieron por nosotros ese amor que tanto decían tener. Por tanto, nos volvemos desconfiados, asumimos que el amor no es para nosotros, que nunca volveremos a amar, a confiar, a sentir, a querer y mucho menos queremos volverlo a intentar. Pues ¿Qué sentido tiene ahora que sabemos que las personas pueden ser tan falsas y superficiales? ¿Para qué arriesgarse a ser feliz cuando lo mejor es evitar que otra persona venga a acabar con lo que nos queda de corazón?

Pues bien, jamás estuvimos más equivocados. Nuestras vidas no terminan aquí. Lo que ocurrió fue que cometimos el error más común sobre la Tierra que es amar a otros por encima de nosotros mismos.

Mucho antes de comenzar una relación con alguien más, debemos asegurarnos que tenemos una buena relación con nosotros mismos. Amarnos infinitamente es la clave para que nadie venga a romper nuestro corazón. Jamás nadie tendrá acceso a él en un 100% pues ese gran puesto lo tenemos con nosotros mismos.

Una vez que entendamos que el secreto es el amor propio, podremos superar amores pasados que nunca valieron la pena, comprenderemos que perdimos mucho tiempo sufriendo por quienes no valían la pena y finalmente veremos la vida con otros ojos.

Miraremos hacia adelante y veremos a un mundo repleto de personas y esto significa, un mundo de oportunidades para conocer a nuevas personas de quien enamorarnos y con quien pasar momentos únicos e irrepetibles. Date un nuevo comienzo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén